La sala Carpe Noctem acoge esta noche un concierto apto sólo para los más duros de la clase, al igual que lo fueron, en su día, los integrantes de Decapitated, cuatro jóvenes polacos que se juntaron allá por 1996 cuando la media de sus edades no superaba los 14 años. La escena polaca se dio cuenta en los primeros conciertos que su sonido recordaba a los grandes del metal y los tomaron muy en serio.

Les acompañan en el cartel las bandas Hate, Phazm y Sacred Sin y vienen de tocar juntos en Portugal.

* Carpe Noctem, en Parquesol Plaza. 21.30 horas. 18 euros.