Para facilitar su integración, varias ONG se coordinarán con el grupo de Gobierno local para mejorar la calidad de vida de la comunidad, en una serie de acciones dirigidas sobre todo a niños y mayores de 65 años.

De esta forma, aumentarán las becas, las subvenciones para el alquiler de viviendas y los programas de encuentro con el resto de la sociedad. El colectivo gitano, asentado en barrios como Fontiñas y Pontepedriña, va en aumento en la ciudad y el Ayuntamiento quiere que sea uno más en el entramado social del municipio. Habrá centros de día para la tercera edad y programas de formación continua para los adultos que ya trabajen y no hayan podido disfrutar de una educación. Las ONG preparan además cursos para emigrantes retornados.