Según informó el Gobierno central, se desconocen las causas de más de la mitad de los incendios forestales que se registraron  en Galicia durante el pasado año, pero sí se sabe que uno de cada cuatro fueron intencionados.

El ejecutivo también subrayó que durante la oleada de incendios del verano se trasladaron a Galicia 449 efectivos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional. También se contó con ayuda de Francia, Italia, Portugal, Marruecos y Andorra.

Además, el Gobierno invertirá este año 16 millones de euros para recuperar las superficies quemadas en Galicia. Mientras, trabajadores de extinción de incendios mantienen un enfrentamiento con la Xunta por su situación laboral. El miércoles habrá una concentración en Santiago en contra del acuerdo propuesto.