escombrera en plena gran vía
Los vecinos, acostumbrados ya al panorama, pasan por delante sin mirar. (M. Vila)
De todos los usos que se le pueden dar a un colegio que cierra, el de almacén de obra y escombrera municipal resulta casi un insulto.

Esto es lo que ha pasado con los terrenos del colegio Estudio, que se levantaba en el 67 de la Gran Vía viguesa, del que lo único que queda es la estructura y dos canastas del patio donde se acumulan cementos, baldosas y tubos de las obras de humanización del centro.

Y claro, a algún lado tenía que ir a parar todo lo que sacan en camiones a velocidad de vértigo. Porque no sólo es un almacén al aire libre, sino que también sirve de vertedero de los escombros para dos empresas contratadas por el Concello vigués.

Los vecinos, acostumbrados ya al panorama, pasan por delante sin mirar. En la puerta hay cascotes rotos, latas, palés de madera tirados y restos de un televisor. Mientras, el trasiego de excavadoras y camiones y el hecho de que no se cierren las verjas es un peligro para el peatón.

Terreno

Situación: entre la rúa Conde de Gondomar y la Estrada Provincial. En el pasado: anteriormente albergaba el Colegio Estudio. A día de hoy: su administración está en manos del Concello de Vigo. Tamaño: sobre 600 m2.