La presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, ha impuesto este martes la Cruz de Carlos III el Noble de Navarra a cinco personalidades que han contribuido a la proyección y prestigio de la Comunidad foral desde el ámbito de su actividad. Se trata de las joteras María Victoria y Encarnación Flamarique, la restauradora Ascensión Jiménez, el compositor Jesús María Muneta y el abogado Ángel Ruiz de Erenchun.

La ceremonia ha tenido lugar en el Salón del Trono del Palacio de Navarra con la presencia de las principales autoridades de la Comunidad foral, entre las que se encontraban los consejeros del Gobierno de Navarra; el presidente del Parlamento foral, Alberto Catalán, y la delegada del Gobierno en Navarra, Carmen Alba.

También han asistido familiares de los galardonados, aunque no han podido acudir María Victoria y Encarnación Flamarique, quienes han estado representadas en el acto por la directora de la escuela de jotas Hermanas Flamarique, Carolina González.

En su intervención, la presidenta Barcina ha destacado de todas las personalidades que han recibido esta distinción que "a lo largo de su intensa y fructífera trayectoria vital nos han dado un admirable ejemplo de esfuerzo, de dedicación, de iniciativa por conseguir importantes logros".

Además, ha resaltado que sus logros "no han quedado reducidos a su ámbito personal sino que se han difundido hacia el conjunto de la sociedad, de modo que muchas otras personas podrán beneficiarse de su singular creatividad, de su iniciativa de innovación, en definitiva, de sus aportaciones para construir una sociedad mejor".

Los galardonados

En concreto, las joteras María Victoria y Encarnación Flamarique Zaratiegui, conocidas artísticamente como 'Hermanas Flamarique', han sido reconocidas por ser "un exponente vivo de la jota navarra", con la que han transmitido "energía y emoción". Nacidas en Tafalla en 1929 y 1930, fueron las primeras mujeres en el escenario de la jota. Sus canciones llegaron a rincones de España e Hispanoamérica, y fueron precursoras en la enseñanza de la jota.

De la restauradora y empresaria Ascensión Jiménez Esquíroz, el Ejecutivo foral resalta que ha sabido entrelazar la tradición e innovación y que ha contribuido "decisivamente" a elevar la categoría de la restauración navarra en el ámbito nacional e internacional. Dirige el restaurante Túbal, de Tafalla, y ha recibido numerosos galardones, como el Premio Mejor Empresaria de Navarra (1999) y el Premio de la Academia Navarra de Gastronomía (2008).

Por su parte, el compositor Jesús María Muneta Martínez de Morentin nació en Larraga en 1939, localidad con la que ha mantenido una "estrecha" relación. En 1976 cofundó el actual Conservatorio Profesional de Música de Teruel y desde 2000 es académico correspondiente de la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Cuenta en su hacer con la Medalla de Plata de Bellas Artes del Ministerio de Cultura (1989) y el segundo premio de composición del Gobierno de Navarra (1990).

Finalmente, el Gobierno de Navarra reconoce al abogado Ángel Ruiz de Erenchun Oficialdegui, porque ha promovido el conocimiento y la aplicación del Derecho como una base "fundamental" de nuestro sistema de convivencia y un instrumento "esencial" para alcanzar el progreso y el bienestar de la sociedad. Nacido en Pamplona en 1940, ha desarrollado el ejercicio de la abogacía durante 50 años, así como labores docentes. Fue decano del colegio de abogados de Pamplona y senador autonómico por Navarra.

Cruz de carlos iii el noble

La condecoración fue creada por el Ejecutivo foral en 1997 con el fin de resaltar y reconocer públicamente los méritos de personas y entidades que han contribuido de forma destacada al progreso de Navarra o a su proyección exterior.

Según recoge el decreto de su creación, las cruces adoptaron el nombre de Carlos III el Noble, debido a que fue un monarca que "destacó entre el conjunto de los reyes de Navarra por su talante pacífico y conciliador, por sus iniciativas a favor de la cultura y del arte, y por el establecimiento de relaciones de paz y amistad con las demás cortes europeas".

El galardón consiste en una cruz de Malta, cuyos cuatro brazos están esmaltados en rojo, contorneados en oro y con una flor de lis del mismo metal en cada uno de ellos. En el centro reproduce, en esmalte, la efigie mayestática de Carlos III el Noble que figura en varios de sus sellos céreos que se conservan en el Archivo Real y General de Navarra, orlado con las cadenas de Navarra en oro.

En el reverso figura el escudo oficial de Navarra sobre la expresión "Comunidad Foral de Navarra" y la leyenda de "Cruz de Carlos III el Noble de Navarra".

Consulta aquí más noticias de Navarra.