Francisco de la Torre: "Con una buena reforma fiscal se podrían recaudar 40.000 millones más"

Francisco de la Torre, inspector de Hacienda.
Francisco de la Torre, inspector de Hacienda.
20MINUTOS.ES

Francisco de la Torre (Madrid, 41 años), lleva desde 1999 trabajando en la Agencia Tributaria como inspector, plaza que alcanzó como número uno de su promoción. Fue portavoz de la Organización Profesional del Inspectores (IHE) durante cuatro años.

¿Es cierto eso de que Hacienda somos todos? ¿Es el español un sistema tributario justo?

Queda mucho por mejorar, y el sistema no es todo lo justo que debería ser. Es un hecho y de ahí la inminente reforma fiscal. La injusticia más evidente es el peso excesivo que tienen las rentas del trabajo, en comparación con el resto de fuentes de rentas (patrimonios, sociedades...). Actualmente el trabajo está sosteniendo la fiscalidad: Supone un 85% del IRPF y la totalidad de las cuotas a la Seguridad Social, y son más de la mitad de la recaudación total. Todos los demás conceptos sumados no llegan a recaudar esto, y se debe a defectos estructurales y sobre todo al fraude. Lo más injusto, sin embargo, sería cargarse el sistema tributario con la excusa de que existen injusticias.

Hablando de fraude, ¿Cuál es el problema en España, existe poca conciencia tributaria en las élites?

Sí hay un problema de falta de conciencia en las élites y fuera de las élites. Aunque aquellos que lideran son más responsables de lo que ha ocurrido, es un asunto generalizado. El fraude es un problema de justicia y siempre ha estado ahí, pero mientras la recaudación pública fue bastante, no se tenía en cuenta y no se combatió. Con la crisis determinados temas han aflorado, y éste es uno de ellos.

¿Por qué las Sicav [sociedades de inversión colectiva que tributan al 1%] nos despiertan tantas suspicacias?

El problema de origen es que las leyes hay que cumplirlas. Es un tema que tiene morbo y se usa para hacer demagogia. El tema de las Sicav tiene dos derivadas: 1) La inspección fiscal pertenece a Hacienda, y es inaudito que el control de estas sociedades se le haya dado en exclusiva a la CNMV, que no tiene ningún interés en investigarlas. 2) Si una de las condiciones legales es que las Sicav han de ser colectivas, hay unas reglas que se han de respetar, y no se pueden permitir fraudes como los que se realizan con los mariachis. Si lo que quieren es preservar un régimen para grandes fortunas, que lo hagan, pero no uses un sistema de tributación privilegiado quitándoselo a Hacienda. Como curiosidad, esta sustracción la aprobó el PSOE el mismo día que se aprobaba el matrimonio homosexual.

Usted se ha mostrado muy crítico con la amnistía fiscal.

Es que ha servido para obtener una recaudación fiscal directa y una repatriación de dinero que han sido muy escasos. Hay que decirlo claro: La amnistía no trajo dinero de vuelta a España. Traducido en recaudación anual, apenas supondrá unos 350 millones anuales gracias a las bases afloradas. A cambio, has legitimado el sistema y a sus aplicadores. Otras consecuencias: Por ejemplo, en el primer trimestre de 2013 habían caído las bases del IVA un 9,2%, mientras que el consumo apenas había descendido un 3,1%, lo que suponen unos 5.000 millones. Esa recaudación de menos solo se explica por el aumento del fraude. ¿Esto se debe únicamente a la amnistía? No, pero ha contribuido, seguro. Se ha reducido la conciencia social y además acaba costando dinero.

Los inspectores históricamente han tenido una imagen poco amable por parte de la ciudadanía, ¿Sigue siendo así?

Los que tienen miedo de los inspectores es que no han hecho las cosas bien. Si la empresa o el contribuyente está en orden no damos ningún miedo.

La semana que viene se presentará el proyecto de reforma fiscal, ¿Qué nos podemos esperar?

Nos podemos esperar una cierta rebaja del IRPF y una subida de los impuestos indirectos. Pero la reforma fiscal es una necesidad para España. Baste este hecho: En toda la UE ha habido una crisis económica y una crisis financiera (con rescates públicos a bancos). En lo que somos únicos es en la crisis fiscal, y es lo peor que estamos haciendo sin duda.

¿Y cuál es su propuesta?

Debería ser una reforma global y en profundidad, que trajera coherencia y acabara con los privilegios y que aumentara la tributación de las comunidades autónomas. Una vía de salida para el déficit público debería incluir además un recorte del gasto público. También, desde un punto de vista de los ingresos, habría que replantearse y fortalecer la lucha contra el fraude. Y es que en España no hay problema de tipos impositivos más o menos altos, sino de bases imponibles. Para arreglar esta situación hay que luchar contra el fraude.

Los inspectores han denunciado históricamente la escasez de medios humanos, ¿Saldríamos ganando con más inspectores?

Más que en recaudación directa inmediata, conllevaría que los niveles de fraude bajarían, lo que permitiría recaudar lo mismo rebajando la fiscalidad. Con tipos algo más bajos y mejor lucha contra el fraude se podría recaudar más y nos homologaríamos con el 40% del PIB que recaudan en los países de nuestro entorno. En España hay un claro margen de mejora, de entre 30.000 y 40.000 millones de euros. Tendríamos que equipararnos a lo que hacen nuestros vecinos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento