La Delegación de Misiones de Toledo, con más de 140 representantes, ha participado un año más en las jornadas de formación para empleados y voluntarios de Obras Misionales Pontificias (OMP), celebradas en Madrid y que en esta ocasión ha centrado su mirada en Asia y Oceanía como Territorios de Misión.

Unas jornadas que han estado presididas por el Arzobispo de Toledo y Primado de España, Braulio Rodríguez Plaza, como presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y de Cooperación con las Iglesias, que ha contado con la presencia del prefecto apostólico de Battambang (Camboya), Monseñor Kike Figaredo, y del director nacional de OMP, Anastasio Gil, ha informado el Arzobispado en nota de prensa.

Monseñor Braulio Rodríguez, acompañado también por el delegado de Misiones de la Archidiócesis de Toledo, Jesús López Muñoz, y por los 140 voluntarios y misioneros de Toledo, ha agradecido el trabajo que desarrollan todas las personas involucradas en la pastoral misionera, parafraseando las palabras del Papa Francisco en la Exhortación Apostólica 'Evangelii Gaudium', que señala la transformación misionera de la Iglesia.

En relación con la temática de las jornadas, el Arzobispo toledano también ha afirmado que "la perfección de los ojos europeos necesita descentrarse", resaltando el trabajo de las OMP y de sus equipos de voluntarios y empleados.

Delegación de toledo

Durante las diferentes intervenciones realizadas por los servicios diocesanos de Cooperación Misionera, la Delegación de Misiones de Toledo ha presentado su experiencia sobre el acompañamiento de los misioneros regresados.

La secretaria de la Delegación de Misiones, Marisa López Sánchez, ha sido la responsable de transmitir cómo en Toledo la Delegación de Misiones es el "hogar de acogida para los misioneros", porque los que en ella trabajan y colaboran "están al servicio de los misioneros, para escuchar, acompañar y facilitar lo que necesiten".

Consulta aquí más noticias de Toledo.