La Guardia Civil de Navarra ha detenido desde el pasado 1 de enero a 24 personas que circulaban por la Comunidad foral cuando pesaba sobre ellas algún tipo de requisitoria en vigor, una orden proveniente de la autoridad judicial por la cual se indica la búsqueda y localización de una persona para la práctica de alguna diligencia judicial o bien de algún penado para la ejecución forzosa de una medida privativa de libertad recogida en sentencia firme.

Los controles preventivos de seguridad establecidos por la Guardia Civil tienen como principal objetivo el de prevenir la delincuencia, tener presencia en las carreteras e intentar disuadir a los presuntos delincuentes de que cometan cualquier tipo de acto delictivo, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Como resultado de los mismos, y entre otros tipos de hechos esclarecidos gracias a estos controles, como pueden ser delitos relacionados con el tráfico de sustancias estupefacientes o delitos relacionados contra el patrimonio, la Guardia Civil ha localizado y detenido a 24 personas sobre las que recaía algún tipo de requisitoria en vigor.

Entre las detenciones, la Guardia Civil ha destacar el arresto de una persona en la localidad de Olazagutía el pasado mes de enero. Un vecino de la localidad llamó al teléfono de Atención Ciudadana de la Guardia Civil 062 informando que un individuo se negaba a abonar lo consumido en un establecimiento.

Personada la patrulla de la Guardia Civil y una vez identificada esta persona, un varón de 61 años, se constató que recaía sobre él una orden de ingreso en prisión.

A los detenidos les constaban requisitorias dimanantes de juzgados de Pamplona, Estella, Logroño, Zaragoza, y Fuengirola (Málaga), entre otros.

Consulta aquí más noticias de Navarra.