Carné por puntos
Iván Talaván, un madrileño que ha perdido su carné de conducir, frente a la autoescuela donde debe realizar el curso de reeducación vial. JORGE PARÍS

Exceder en un 50% la velocidad permitida en autovía, le puede costar a un conductor seis puntos del carné. Si además le pillan realizando un adelantamiento indebido o se salta un semáforo en rojo, puede perder cuatro puntos más. Si continúa infringiendo las normas y le cazan con el móvil en la mano y sin el cinturón, le retirarán seis puntos más (tres por cada acción). Con esta última infracción, su saldo de puntos habrá quedado a cero y perderá el carné de conducir. Así le ha ocurrido a 20.350 conductores madrileños desde que entró en vigor el carné por puntos (a mediados de 2006), según datos de la Dirección General de Tráfico.

Ha sido clave para lograr la reducción de la siniestralidad en carreteraEn los últimos años, el número de madrileños que han quedado inhabilitados para conducir tras perder todos sus puntos se ha mantenido estable. En 2012, la DGT retiró el carné a 2.835 conductores de la región que agotaron el saldo y en 2013 lo perdieron 2.809, es decir, en un año se produjo una leve bajada de apenas el 0,1%. "Las cifras se mantienen año a año, no hemos detectado ninguna variación sustancial", aseguran fuentes de la DGT, que aseguran que la implantación del carné por puntos ha sido "clave para lograr la reducción de la siniestralidad en carretera".

Además, desde la DGT destacan: "La mayoría de conductores mantienen todos sus puntos [cerca del 76%]. De hecho, los datos demuestran que la mayoría de madrileños son buenos conductores". En Madrid hay 3,2 millones de licencias de conducir, con lo que los 20.350 automovilistas que la han perdido desde el inicio representan el 0,6% del total. 

En Madrid, la infracción que más pérdida de puntos provoca es el exceso de velocidad (un 31% de los puntos suprimidos). Correr al volante puede suponer la pérdida de entre dos y seis puntos, en función del tipo de carretera donde se cometa la infracción y del margen del exceso de velocidad. Por ejemplo, en autovía se pierden dos puntos si se circula a 151 km/h; y seis puntos si el coche supera los 181 km/h. Mientras, en vía urbana pueden restar dos puntos al conducir a 71 km/h y seis si se va a 91 km/h.

El móvil quita más puntos en Madrid

La siguiente infracción que más puntos hace perder en Madrid es el uso del móvil (un 28% de los puntos perdidos se deben a este motivo). Este porcentaje contrasta con el del resto de España, donde esta infracción solo está detrás del 9% de la pérdida de crédito. La ley contempla que hablar o manipular el teléfono mientras el coche está en marcha supone una retirada de tres puntos del carné, ya que puede provocar distracciones. También se sanciona el uso de otros dispositivos que "disminuyen la atención", como la programación del navegador o el uso de auriculares.

La sanción máxima se impone por el alcohol, drogas, circulación temeraria o usar sistemas de detección de radaresA más distancia se encuentra la pérdida de puntos por no llevar el cinturón (el 16% de los casos), que supone la retirada de tres puntos, igual que el mal uso de sistemas de retención infantil o ir en moto sin casco. Por otra parte, la conducción bajo los efectos del alcohol está detrás de la pérdida del 11% del total de puntos. Dar positivo en el test de alcoholemia implica una pérdida de cuatro puntos (hasta niveles de 0,50 mg. por litro de aire) o seis puntos (si se superan los 0,50 mg/l). También se impone la sanción máxima en caso de conducir bajo los efectos de las drogas, negarse a someterse al test, circular de forma temeraria o utilizar sistemas de detección de radar.

Cuando un conductor se queda sin saldo de puntos, automáticamente pierde el permiso de conducción durante al menos seis meses. Para recuperarlo, debe someterse a un curso de sensibilización y reeducación vial en alguna de las autoescuelas concertadas, y realizar un examen en la Jefatura de Tráfico. Si pasa la prueba, le renuevan el carné, pero solo con un crédito de ocho puntos. El coste mínimo del curso es de 320 euros, aunque se pude ampliar en función de las tarifas que añada cada centro concertado.

Iván Talaván, 29 años: "Perder el carné me ha salido caro. Jamás conduciré bebido"

Iván va a comenzar a realizar un curso de reeducación vial para recuperar el carné de conducir: "Me quitaron seis puntos por dar positivo en el test de alcoholemia cuando venía de una boda y me quitaron el carné durante ocho meses y dos días. Ahora tengo que hace un curso para concienciarme y que me lo devuelvan, aunque en realidad creo que ya he aprendido la lección: perder el carné me ha salido muy caro y no volveré a conducir habiendo bebido", explica este joven.

"La retirada del carné me ha salido muy cara: no solo me han dejado sin conducir, sino que también he tenido que pagar una multa de 720 euros y contratar a una persona para que me lleve el camión durante estos ocho meses. Soy repartidor y me arriesgaba a perder el trabajo, así que ha sido una faena. Pero me resigné, ¿qué se le va a hacer? Al final la culpa fue mía".

Consulta aquí más noticias de Madrid.