Edward Snowden
Carteles en apoyo del exempleado de la CIA, Edward Snowden. GTRES

El Tribunal Superior de Londres declaró este miércoles legal la detención el año pasado en el aeropuerto londinense de Heathrow del brasileño David Miranda, novio del periodista que reveló las filtraciones del exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense Edward Snowden.

Tras examinar la demanda interpuesta por el brasileño, la corte dictaminó que su arresto "fue proporcionado dadas las circunstancias". En un comunicado, Miranda ya ha dicho que recurrirá ese pronunciamiento porque "los valores de libertad de expresión que están en juego son demasiado importantes para hacer otra cosa que luchar hasta el final".

Los agentes le confiscaron nueve pertenencias, entre ellas el móvil, el portátil, tarjetas de memoria y DVD El novio del periodista Glenn Greenwald fue retenido durante un periodo de nueve horas en Heathrow el pasado mes de agosto mientras estaba en tránsito desde Alemania a Brasil.

Greenwald trabajó para el diario británico The Guardian y fue quien publicó las revelaciones de Snowden sobre el alcance de las actividades de espionaje de Estados Unidos y el Reino Unido.

Los abogados del brasileño alegaron durante el proceso que su detención había sido ilegal porque se había hecho al amparo de la legislación antiterrorista, cuando no era un caso de terrorismo, y que se había vulnerado además su derecho a la libertad de expresión.

No obstante, la corte resolvió finalmente que el arresto fue legítimo debido a que la Policía tuvo en cuenta cuestiones de seguridad nacional.

El brasileño, de 28 años, fue arrestado e interrogado el 18 de agosto del año pasado al amparo de las leyes contra el terrorismo y los agentes le confiscaron nueve pertenencias, entre ellas el móvil, el portátil, tarjetas de memoria y DVD.

Querían acceder al material que llevaba

Al defender su derecho a la libertad de expresión, sus abogados argumentaron que Miranda fue detenido con el único propósito de que las autoridades pudieran acceder al material que transportaba, ligado al trabajo de su pareja.

Una coalición de diez medios de comunicación y organizaciones de defensa de la libertad de expresión intervinieron en el proceso para expresar sus temores por el uso de la legislación antiterrorista contra periodistas.

Previamente, el Tribunal Superior ya dictaminó que el material confiscado al brasileño, que asistía a Greenwald en su trabajo periodístico, solamente podrá ser examinado por cuestiones de seguridad nacional y la protección del público.