La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) dijo este miércoles que la "posición inflexible" del consorcio GUPC impidió lograr un acuerdo financiero y exigió al contratista respetar el contrato y "reanudar" de inmediato las obras de ampliación, que ya suspendió por completo. "Nosotros no nos retiramos de la mesa", dijo el administrador de la ACP, Jorge Quijano, que no descartó que pese al fin del plazo de las negociaciones, la medianoche del martes, aún se pueda alcanzar un acuerdo con el GUPC, aunque alertó que la "ventana" para ello "se cierra" minuto a minuto. Como consecuencia de esta situación, las acciones de Sacyr han caído un 6,89% en Bolsa.

"Lo que no vamos a permitir es que esta obra se detenga por un período excesivo, tomaremos las acciones necesarias en el momento adecuado", declaró Quijano en una rueda de prensa.  También reiteró que "el Canal va a cumplir todos los pasos del contrato y va a terminarla en el 2015 con o sin GUPC", al tiempo que aseguraba que la ACP no había roto las conversaciones.

Quijano explicó que, tras la suspensión total de las obras, ha comenzado a correr un período de tiempo, que no precisó, establecido en una "carta de consideración de rescindir el contrato" que la ACP envió al consorcio en una fecha tampoco revelada. "Yo no quiero ni siquiera insinuar que los próximos pasos son sencillos. Lo que sí quiero dejar claro es que el Canal de Panamá no se va a dejar chantajear", porque la ACP tiene la "verdad" de su lado y puede "sustentar su posición clara y vertical", aseveró el administrador

Quijano recalcó que hasta ahora la Autoridad del Canal "no ha tomado ninguna acción en particular", pero que exige al consorcio que "reanude los trabajos a los niveles que normalmente llevaban" antes del inicio del conflicto el pasado 30 de diciembre.

Si no hay acuerdo se enfrentarán a años de disputas ante los tribunales

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que lideran la española Sacyr y la italiana Impregilo, había comunicado este miércoles que la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) ha roto las negociaciones, aunque añade que el consorcio "sigue buscando una solución de financiación" para terminar las obras de ampliación de la vía en 2015.

La ruptura de las negociaciones pone "en riesgo inminente" la expansión del Canal de Panamá y hasta 10.000 puestos de trabajo, añade la nota del consorcio, que subraya que "sin una solución inmediata" las partes se "enfrentarán a años de disputas ante los tribunales sobre los pasos que han llevado el proyecto al borde del fracaso".

El comunicado remitido por Sacyr a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se produce tras finalizar anoche el plazo que la administración de la vía y el consorcio a cargo de las obras se dieron para conseguir una salida viable y acorde al contrato vigente. El consorcio añade que ha estado "haciendo propuestas y respondiendo a las de la ACP de manera continua y casi diaria" y que el martes mandó "la última propuesta para alcanzar un acuerdo y permitir que se complete el proyecto de la expansión en el menor tiempo posible". Se sigue buscando "una solución integral" y se invita "de nuevo" a la colaboración para la resolución del conflicto.

Por su parte, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, pidió a la nación que apoye plenamente las decisiones de la ACP frente a la "irresponsabilidad" del consorcio de suspender los trabajos por falta de dinero. "Yo no sé que se han creído estos señores: firman un contrato, hacen una licitación y después no cumplen. ¡Eso es inaudito!", declaró Martinelli a los periodistas.

El proyecto de ampliación del Canal de Panamá "lo vamos a terminar, llueva, truene o relampaguee", sostuvo el gobernante, visiblemente molesto.

Peligra la imagen de Sacyr

La situación, según los expertos, afectará más a la reputación de la propia compañía española que a la imagen de España, según varios analistas consultados por EFE, que coinciden que el conflicto podría generar desconfianza hacia el sector industrial.

Por su parte, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos considera que el "enorme prestigio" de la obra pública española en el exterior no se verá dañado y la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha dicho que no se pone en duda la calidad de la ingeniería civil española, "que a día de hoy sigue siendo impoluta".

El ministro Luis de Guindos ha asegurado que el Gobierno intentará minimizar el "impacto" para el contribuyente de las fianzas y avales aportados a Sacyr en 2009 para que optase a las obras del Canal de Panamá. En 2009 se concedió un aval de cerca de 160 millones de euros a través de la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE) en el marco del concurso para optar a estas obras.

El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este miércoles en positivo y se ha anotado un repunte del 0,21%, lo que ha llevado al selectivo a quedarse a las puertas de los 9.800 enteros (9.775), con Sacyr cayendo un 6,89%.