Aglif acusa a Zouhier: "Me dijo que a esa gente le iba a vender 20 kilos de hachis"

  • Ha reconocido al minero Suárez Trashorras entre los que se reunieron en un Mcdonald's de Carabanchel (Madrid).
  • Aglif ha negado participar en esa reunión, ya que se sentó retirado, como la mujer de Trashorras.
  • Ha negado las acusaciones de Rafá Zouhier, calificándolo de "mentiroso".
  • El juez ha expulsado a Zouhier de la sala por los gestos que éste hacía desde la pecera donde se sientan los acusados.
  • Siga el juicio del 11-M en el especial de 20minutos.es.
Rachid Agif, 'El Conejo', en el habitáculo blindado de la Sala(EFE)
Rachid Agif, 'El Conejo', en el habitáculo blindado de la Sala(EFE)
Efe (Juanjo Martín)

Rachid Aglif ha respondido a las preguntas nervioso, interrumpiendo a las partes para responder a las preguntas antes de que fueran del todo promulgadas.

El Presidente de la sala, el juez Gómez Bermúdez, le llamó varias veces la atención a Aglif, indícandole que se dirigiera con "buen tono" al fiscal, Carlos Bautista, que sustituyó a Olga Sánchez.

Rafá Zouhier ha dicho muchas mentiras sobre mi

El trapicheo con las drogas ha estado presente durante toda la sesión, tanto que el juez le ha recordado al procesado que si reconocía haber traficado podía abrirse otra causa diferente contra él.

Durante su comparecencia ante el Tribunal, Aglif ha rechazado todas las acusaciones contra él.

Ha acusado a Rafá Zouhier de incriminarle en el tráfico de los explosivos con los que se cometieron los atentados.

Zouhier expulsado de la sala

Desde el habitáculo blindado, Rafá Zouhier le ha lanzado a Aglif miradas desafiantes. Tras llamarle varias veces la atención, el Juez Gómez Bermúdez ha expulsado Zouhier de la sala.

El acusado ha asegurado que Rafá Zouhier le dijo que estaba vendiendo unos 15 ó 20 kilos de hachis a "esos españoles", en referencia a Trashorras, pero sin mencionarle los explosivos.

Jamal Ahmidán se volvió una persona más religiosa, más seria

Aglif ha negado cualquier vinculación con los atentados, difiniéndose como una persona "nada religiosa".

Por el contrario, el procesado ha asegurado que Jamal Ahmidán, se convirtió en una persona "más religiosa, más seria" tras llegar de Marruecos en verano de 2003 donde había estado en la cárcel por tráfico de drogas.

Reunión en un McDonalds

El procesado ha reconocido estar presente en la reunión celebrada en un McDonalds del barrio de Carabanchel, pero que no participó en ella, porque se sentó en una mesa separada, al igual que Carmen Toro.

Aglif ha identificado a Trashorras, a su mujer y a "otro chico español" como presentes en la reunión; según el acusado, a Jamal Ahmidán lo acompañaba Rafá Zouhier y dos hombres altos, que posteriormente identificó como los hermanos Akcha.

Aglif, acusado de ayudar a la adquisición de los explosivos y de ser el lugarteniende de Jamal Ahmidán 'El Chino', ha dicho que no pudo oír de lo que hablaban "porque había mucha gente".

El procesado ha negado haber tenido conocimiento de los atentados o del transporte de explosivos desde Asturias a Madrid.

PREGUNTAS DEL FISCAL

P. ¿Notó un cambio en Jamal Ahmidán cuando volvió de Marruecos en verano de 2003?

R. Si, más serio, más metido en sus cosas.

P. ¿Notaba que se había convertido en una persona más religiosa?

R.Una persona más religiosa, sí.

P.¿Todos los contactos telefónicos con Jamal Ahmidán se justifica por los trapicheos?

R.Venía mucho por la tienda, pero por el tema de la droga no (...) puedo trapichear con él en otras cosas que no sean drogas.

P. ¿Estuvo presente en la reunión que se celebró en el Mcdonalds de Carabanchel?

R. Yo acompañé a Zouhier (...) y allí estaba Jamal [Ahmidán] y otros dos hombres con una mujer (...) A Trashorras y su mujer los vi en el Mcdonalds.

P. ¿No ofreció usted 60 kilos de hachis a cambio de los explosivos?

R. No sé nada (...) que lo diga la gente que estaban ahí.

El Fiscal le pregunta sobre "un petardo" que explotó en la casa de Rafá Zouhier una noche de principios de Octubre. Tras relatar lo sucedido, Aglif ha acusado a Rafá Zouhier de querrer involucrarle en los atentados.

P. Rafá Zouhier ha dicho muchas mentiras sobre mí (...) para que se cague este hombre voy a decir que Jamal estaba ahí [la noche que estalló 'el petardo'] (...) Rafá Zouhier me dijo que a esa gente le iba a vender 20 kilos de hachís, pero no sabía nada más.

P.¿Conoce personalmente a Zamal Zougam?

R. A Jamal Zougam no lo conozco personalmente (...)solíamos coincidir en el Restaurante "Alhambra" pero no hablabamos, no nos conocíamos.

P.¿Estuvo el 3 de marzo en Leganés?

R. No nunca he estado.

P.¿Cómo explica que su tarjeta telefónica llevara registrada la cobertura de Leganés?

R. Es posible porque repartimos carne en Madrid y hastas las afueras de Madrid.

ACUSACIONES PARTICULARES

P.(Asociación de víctimas del 11-M) ¿Dónde compraba las tarjetas telefónicas?

R. Compraba las tarjetas telefónicas en la tienda de Jamal [Zougam] y en otra de unos indios que eran más baratas.

P. ¿No vió a Jamal Ahmidan el 9 de marzo?

R. No, no lo ví.

P. ¿Cómo explica entonces que en el terminal Nokia 8310, a las 20 estuviera su tarjeta, y a las 2130 estaba la tarjeta de Ahmidán?

R. Es imposible, es incierto, porque yo no le ví ese día.

P.(Asociación de Ayudas a las Víctimas del 11-M) ¿Estuvo en Leganés el 3 de marzo?¿no habló con jamal -'El Chino'- tres veces ese día para alquilar el piso de Leganés?

No, nunca he estado allí... bueno, o quizás porque repartimos carne en muchos sitios. ¡Eso no es cierto! (tono agresivo). Yo no hablé con Jamal -'El Chino'-.

Me gustaría saber el contenido de las llamadas, yo no hablé...

OTRAS DEFENSAS

P.(Defensa de Carmen Toro) ¿Participó en la reunión Carmen Toro?¿pudo escuchar la conversación?¿habló con esta señora alguna vez?

Estaba allí, pero no creo que pudiera particpar desde donde estaba sentada. Se apartó, como yo. No he vuelto a verla (...) no se podía escuchar nada porque había mucha gente, mucho ruido.

DEFENSA

P. ¿Puede volver a explicar lo del petardo?

R. Fuimos con dos chicas, luego las bajamos a Madrid y al volver a casa de Rafá, se fue a su habitación y, al mirar una cajonera, yo desde el servicio escuché un 'boom'. Entonces me lo encontré con los dedos picados.

P.¿Estuvo presente en el momento de la explosión?

R. No...

P. ¿Eres religioso?

R. Nada.

P. ¿Condena los antentados?

R. Sí, rotundamente. La barbaridad de esta gente es inhumano. No tienen perdón

Mostrar comentarios

Códigos Descuento