India es una fuente importante de genéricos baratos, pero Novartis cuestiona la ley que bloquea las patentes que únicamente supongan pequeñas mejoras.

Las organizaciones humanitarias temen que los pobres puedan quedarse sin acceso a medicamentos vitales si la impugnación tiene éxito, ya que muchos países en vías de desarrollo dependen de las versiones genéricas fabricadas en India de medicamentos patentados.

Novartis también ha llevado a juicio la decisión de enero de rechazar la aplicación de su patente en India para el medicamento Glivec, que fue rechazada porque era una nueva forma de una sustancia conocida.

La audiencia comenzó el jueves en Chennai, pero no está claro cuándo se conocerá el veredicto.

'Las leyes sobre patentes compatibles internacionalmente alentarían la inversión en actividades biomédicas de investigación y desarrollo en India, un campo prometedor para la economía india de rápido crecimiento y ayudaría a los pacientes, al Gobierno y a la industria', dijo el ejecutivo de Novartis Thomas Wellauer en un comunicado.

'Sólo si se respetan las patentes pueden las organizaciones que se basan en la investigación continuar con la arriesgada inversión a largo plazo en nuevas medicinas para los pacientes', dijo Wellauer.

Sin embargo, Médicos Sin Fronteras (MSF) dijo que si Novartis ganaba el caso, se concederían más patentes en India, restringiendo la producción de los genéricos, más asequibles para la población.

Las autoridades indias tienen pendientes de revisión unas 9.000 solicitudes de patentes, según estimaciones de MSF, la mayoría de las cuales son modificaciones de medicinas antiguas que se verían afectadas por el caso.

MSF depende de India para el 80 por ciento de los medicamentos que usa en proyectos contra el sida, en los que participan 80.000 personas en más de 30 países.

/Por Sam Cage/