Recep Tayyip Erdogan
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan. Burhan Ozbilici / GTRES

El Ministerio de Interior turco ha relevado a unos 350 policías de Ankara en la noche del lunes al martes, en lo que parece una nueva vuelta de tuerca del Ejecutivo en su lucha contra la Judicatura, informa este martes la cadena turca NTV.

Los 350 agentes de la policía de Ankara, (capital de Turquía) entre ellos 80 comisarios, serán reemplazados por unas 250 personas para ocupar los destinos de los relevados, que ahora realizarán su trabajo en secciones de tráfico de la Policía o en comisarías de barrio, ha informado la cadena de televisión turca NTV. La Policía de Ankara no ha querido realizar declaraciones sobre estos últimos movimientos

Erdogan promete erradicar las bandas que operan bajo la fachada de la religiónLa medida se suma a otras similares, aunque de menor envergadura, que el Gobierno ha ido aplicando desde que la Judicatura lanzó el pasado 17 de diciembre una amplia operación de arrestos por acusaciones de corrupción, que ha llevado a prisión preventiva a los hijos de dos ministros, entre ellos el del anterior titular de Interior.

Según los analistas locales, las oleadas de relevos de comisarios y cambios de destino pretenden debilitar la influencia de Fethullah Gülen, un predicador islámico exiliado en Estados Unidos, cuyos seguidores son especialmente numerosos en los cuerpos de seguridad y el estamento judicial.

El primer ministro, el islamista Recep Tayyip Erdogan, ha atribuido la operación anticorrupción a una "conspiración" judicial contra su Gobierno y ha prometido erradicar "las bandas que operan bajo la fachada de la religión" para "establecer un Estado paralelo", en obvia referencia a la red Gülen.

La semana pasada, un diputado del gubernamental partido AKP, había asegurado que el Gobierno disponía de una lista de 2.000 personas vinculadas a esta "organización dentro del Estado", extremo desmentido el pasado lunes por el propio primer ministro.

Ferrocarril nacional y Ministerio de Transportes

Por otra parte, la policía ha lanzado este martes una nueva operación anticorrupción, centrado en el puerto de Esmirna y dirigido contra una red de sobornos y manipulación de licitaciones.

Esta investigación también incluye a responsables del ferrocarril nacional y el Ministerio de Transportes, informa la emisora NTV.

Hasta ahora han sido arrestados 25 personas en Esmirna, Ankara, Estambul, Hatay y Van, número que aún puede aumentar en las próximas horas, asegura la cadena de noticias.