Suiza
La iniciativa 'Generation Basic Income' ha llevado 15 toneladas de monedas de cinco céntimos, equivalentes a 400.000 francos suizos, para exigir unos ingresos mínimos para el ciudadano. EFE

Mientras en España el Gobierno cerró 2013 con la decisión de congelar el salario mínimo interprofesional en los 645 euros mensuales, en Suiza se plantean de cara al nuevo año un referéndum para preguntarles a sus ciudadanos si apoyarían pagar una renta mínima mensual de más de 2.000 euros para cada uno de sus habitantes: a todos, con independencia de si tienen o no un empleo.

Así, ya estén parados o trabajando, una parte importante del país, con una tasa de paro que ronda el 3%, quiere una votación para fijar una renta básica para todos los  adultos de 2.500 francos suizos mensuales (más de 2.030 euros) que pagaría el Estado, tras la creciente movilización social para acabar con las desigualdades salariales desde que empezó la crisis.

De aprobarse, la renta básica podría ser parcialmente financiada por los sistemas de seguridad social El comité popular que promueve la propuesta para proporcionar una seguridad financiera a toda la población ha conseguido más de las 100.000 firmas necesarias para convocar el referendo con el que los suizos decidirán si se aprueba o no la medida.

La propuesta establece que cada ciudadano cobre una renta de 2.500 francos suizos al mes de forma incondicional y con independencia de que trabajen o no.

Los organizadores presentaron las firmas el pasado día 4, y dejaron ante el Parlamento suizo un camión con ocho millones de monedas de cinco céntimos, uno por cada ciudadano del país, en lo que se ha conocido como la iniciativa Generation Basic Income, para exigir unos ingresos mínimos para el ciudadano.

Según la legislación suiza, los ciudadanos pueden organizar iniciativas populares, lo que permite canalizar la indignación pública a través de acciones directas. El país suele celebrar muchos referendos de este tipo cada año.

El comité que organiza la iniciativa ha asegurado que esta renta básica podría ser parcialmente financiada por los sistemas de seguridad social de Suiza. Aún no se ha fijado la fecha del referendo.