El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma de Mallorca, José Castro, ha imputado a la Infanta Cristina por presunto delito fiscal y de blanqueo y la ha citado a declarar el 8 de marzo, según un auto dictado este mismo martes.

Se trata de una decisión que viene avalada únicamente por la acusación popular, ejercida por Manos Limpias.

Tanto la Fiscalía como la Abogacía del Estado se oponían a este extremo al considerar que los indicios que pesan sobre la hija del Rey son meras conjeturas y sospechas sin fundamento penal.