Paul Walker
El actor Paul Walker en un coche deportivo en la presentación de la segunda parte de 'Fast and Furious' en 2003. ARCHIVO

Un mes después de la muerte del actor Paul Walker, su familia protagoniza ahora una pelea por conseguir parte de la herencia del protagonista de Fast & Furious. Tras el duelo por la trágica desaparición de muchos famosos, sus parientes y personas más allegadas comienzan una dura batalla por rascar parte de las fortunas dejan. Las familias de Nelson Mandela o Chavela Vargas, los Dúrcal o los Thyssen son otros ejemplos de sonoros conflictos por el patrimonio de sus antecesores.   

Los padres de la estrella de Hollywood Paul Walker, su expareja y madre de su hija Meadow, Rebecca McBrain, y la que era actual novia del actor, Jasmine Pilchard-Gosnell, abordan estos días uno de los temas que les traerá más dolores de cabeza: la herencia de unos 40 millones de dólares que tenía Walker. El litigio se centra en saber quién se quedará con la custodia de la hija del protagonista de la saga de acción A todo gas, pues los tutores legales de Meadow —hasta que obtenga la mayoría de edad— podrán manejar el patrimonio que Paul Walker le ha dejado como legado a la chica. Según recoge Hollywood Life, una fuente cercana al actor, fallecido en un accidente de tráfico el 30 de noviembre, segura que “de ninguna manera la familia de Paul dejará que Rebecca toque el dinero, ellos creen que son las personas adecuadas para encargarse de la herencia".

Las nietas de Mandela protagonizan el reality show de Fox Being MandelaMientras se resuelve quién se hará cargo de la pequeña, todos están a expensas de poder reclamar parte del legado del actor. Una batalla similar es la que lidian los muchos descendientes del expresidente de Sudáfrica, Nelson Mandela, fallecido el 5 de diciembre de 2013 tras varios meses en estado crítico. Aunque él se haya ido, su marca sigue viva y es la que enfrenta a sus familiares, su fundación y el Congreso Nacional Africano (CNA), el partido del dirigente. Todos ellos siguen sacando beneficio de la imagen de Madiba, especialmente este año que empieza, cuando se celebrarán elecciones en Sudáfrica y la cara de impulsor de la democracia en el país siempre ayuda para ganar votos.

Por su parte, una de sus hijas, Makaziwe, y la hija de ésta, Tukwini, lanzaron la marca de vinos House of Mandela, a pesar de la aversión que tenía su padre a ser asociado con el alcohol o el tabaco, productos relacionados con la decadencia social contra la que Mandela luchaba. El reality show que emite Fox y protagonizan las nietas del padre de la Sudáfrica más democrática, llamado Being Mandela, es otro ejemplo de cómo los familiares sacan provecho de esta indiscutible figura.

'Hasta que la herencia nos separe'

Pese a que quiso irse con las manos vacías, la cantante Chavela Vargas también dejó un legado y con su muerte comenzó una disputa por su herencia entre su familia costarricense y su apoderada y amiga, la periodista María Cortina, quien negaba que existiera algo por lo que pelear. "Vienen a reclamar cosas que no existen porque Chavela se fue sin nada, con el amor de su público, pero no tenía dinero", aseguró el productor y amigo de la artista, Guillermo Sánchez. Mientras la familia aseguró que la periodista sedaba a la "gran dama", Cortina "pagaba todo y se preocupó por ella", según el productor.

Carmen y Borja Thyssen mantienen una batalla judicial por una supuesta apropiación de documentosSobre los conflictos familiares en la gestión de herencias habla Jesús Salgado en su libro Hasta que la herencia nos separe. La familia Thyssen es una de las que nombra en su obra. La baronesa Tita Cervera recibió una de las cinco partes en las que el barón Thyssen dividió su fortuna. Las otras cuatro partes fueron a parar a sus cuatro hijos biológicos, dejando de lado a Borja, el hijo que la coleccionista de arte tuvo con el publicista Manuel Segura. A pesar de ello, la baronesa asignó unas cantidades a su hijo para formación que finalmente le retiró por no cumplir con el cometido del dinero. Además, madre e hijo mantienen una batalla judicial después de que Borja y su mujer, Blanca Cuesta, entraran a escondidas en el despacho de la baronesa para fotocopiar numerosa documentación.

Las desavenencias entre Antonio Morales Junior y sus dos hijos mayores tras la muerte de Rocío Dúrcal hicieron honor al título de Jesús Salgado. El viudo de la cantante llegó a desheredar a Carmen y Antonio Morales, sus primogénitos, y su legado fue a parar principalmente a manos de Shaila Dúrcal y los nietos. Morales tomó esta decisión tras dos años de discordia en los que Carmen y Antonio interpusieron una demanda a su padre para reclamarle la parte legítima de la herencia de su madre que, según ellos, les correspondía.

2020261