Mujer sosteniendo un billete de 1.000 pesetas
Aún hay personas que no han cambiado sus pesetas. 20MINUTOS (Archivo)

Los españoles conservaban aún sin canjear casi 1.677 millones de euros en monedas y billetes de pesetas a finales de noviembre, una cantidad que es casi un millón de euros inferior a la del mes anterior.

Según los datos provisionales que publica el Banco de España, al cierre de noviembre todavía quedaban sin cambiar 870,3 millones de euros en billetes de pesetas, casi un millón menos que en octubre, y 806,5 millones de euros en monedas de la antigua divisa de España, exactamente igual que el mes anterior.

Desde enero de 2011, el cambio de pesetas avanza a un ritmo de aproximadamente un millón de euros mensuales

Desde la adopción de la moneda única europea, el cambio de pesetas por euros ha sido constante y desde enero de 2011 avanza a un ritmo de aproximadamente un millón de euros mensuales.

El Banco de España empezó a canjear billetes y monedas de pesetas desde el momento en que se implantó el euro, el 1 de enero de 2002, cuando había en circulación 48.750 millones de euros en pesetas (46.230 millones en billetes y el resto en monedas).

Tras un corto periodo en el que convivieron ambas monedas, el 1 de marzo de 2002, la peseta fue sustituida por el euro para todos los pagos, después de 133 años de vida.

Hasta el 30 de junio de 2012, el canje se podía efectuar en cualquier sucursal bancaria, pero desde esta fecha la única entidad autorizada para ello es el Banco de España.

Los billetes de 500 euros caen a mínimos desde junio de 2005

El número de billetes de 500 euros en circulación en España ha caído más de un 28% desde el inicio de la crisis, en el verano de 2007, y ha alcanzado el nivel más bajo desde junio de 2005, 81,5 millones de billetes, que equivalen a 40.767 millones de euros.

Según los datos provisionales publicados por el Banco de España, a finales de noviembre pasado, el número de billetes de 500 había descendido un 0,9 % respecto al mes anterior y un 13 % frente a noviembre de 2012.

La circulación de un mayor o menor número de billetes de 500 euros, cada uno de los cuales equivale a más de 83.000 pesetas, responde solamente a la demanda de las entidades financieras, que a su vez atienden las peticiones de sus clientes.

No obstante, algunas fuentes atribuyen la presencia de estos billetes a que los españoles prefieren el efectivo a cualquier otro activo financiero y a los pagos en "dinero negro", con lo que una reducción en el número de billetes de 500 euros es un indicador de que se efectúan menos operaciones fuera del control de Hacienda.