El presidente de Panamá exigirá a España e Italia que las empresas cumplan con las obras del canal

Fotografía de archivo (04/10/2012) de las obras de la ampliación del Canal de Panamá. El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio encargado de la ampliación del Canal de Panamá liderado por la española Sacyr, anunció que suspenderá las obras debido a la imposibilidad de llevarlas a cabo con los costos pactos inicialmente en el contrato.
Fotografía de archivo (04/10/2012) de las obras de la ampliación del Canal de Panamá. El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio encargado de la ampliación del Canal de Panamá liderado por la española Sacyr, anunció que suspenderá las obras debido a la imposibilidad de llevarlas a cabo con los costos pactos inicialmente en el contrato.
Chema Moya / EFE

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, ha anunciado este jueves que va a viajar a España e Italia para exigir a sus gobiernos que pidan a sus empresas que cumplan con el contrato de ampliación del Canal de Panamá, cuyas obras podrían paralizarse este mes, según anunció el consorcio internacional encargado.

"Yo voy a ir a España e Italia a exigirle a estos gobiernos, porque no puede ser que una empresa meta una cantidad enorme de sobrecostos en una obra de ampliación, que es una obra de la humanidad, que cuando ellos licitaron pusieron un precio y ahora van a venir con el cuentitode que están subiendo los precios", declaró Martinelli.

El Gobierno español ha indicado este jueves comparte con el de Panamá el "deseo y el interés" para encontrar una solución "a la mayor brevedad posible" al conflicto. Fuentes gubernamentales han explicado que el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy sigue "con atención" la evolución de los acontecimientos y que los ministerios de Exteriores y Fomento están trabajando con sus homólogos panameños y con la empresa "para llegar a un acuerdo".

También han destacado que desde el anuncio de paralización de las obras, el embajador español en Panamá "ha seguido el tema, coordinando posturas para ayudar a conseguir una solución satisfactoria para ambas partes".

El embajador, Jesús Silva, ha asegurado que él mismo confirmó a Martinelli que "el Gobierno español está dispuesto a mediar, que el Gobierno español ha estado siguiendo desde el primer momento muy de cerca este proceso, y ya incluso antes hemos estado intentando mediar entre las partes". Asegura que el Ejecutivo español estudia "la posibilidad de que la ministra de Fomento, Ana Pastor, o alguna personalidad del Gobierno se desplace en los próximos días a Panamá para intentar apoyar esta mediación que se está haciendo tanto desde la embajada como directamente desde España".

"Hemos ofrecido apoyar al Gobierno de Panamá porque es un Gobierno amigo y por lo tanto, todo lo que es bueno para Panamá es bueno para España", asegura, "todo los problemas que pueda haber entre socios tan intensos como nosotros pues se hablan, se dialogan y se intentan resolver".

El administrador del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, ha asegurado este jueves en rueda de prensa que espera que el consorcio "recapacite" y termine la obra y ha asegurado que la ACP está dispuesta a pagar montos que "estén justificados", pero que no tiene "justificación ni la razón de cómo llegan a 1.600 millones de dólares" adicionales a los que habría que sumar 3.000 millones de dólares que recibieron las empresas por la construcción del tercer juego de esclusas.

1.200 millones en sobrecostes

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC) es un consorcio liderado por Sacyr Vallehermoso y la italiana Impregilo que en julio de 2009 se adjudicó el contrato de obras de ampliación del Canal de Panamá. Este miércoles anunció su intención de suspender los trabajos por los sobrecostos generados. GUPC ha explicado en un comunicado que ya ha enviado a la Autoridad del Canal de Panamá la nota preaviso de suspensión de la construcción del tercer juego de esclusas "ante los incumplimientos del contrato".

La obra del proyecto de ampliación cuenta con un valor global de 5.250 millones de dólares, de los cuales 3.118 millones (unos 2.243 millones de euros) corresponde al contrato para la construcción de las nuevas esclusas. Es uno de los mayores proyectos de ingeniería civil de la historia.

Según se indicaba en la nota, el consorcio "no puede continuar una obra en la que se proyectan 1.600 millones de dólares en sobrecostos (casi 1.200 millones de euros), que son responsabilidad del empleador, siempre bajo el contrato y las leyes panameñas y a pesar de que GUPC ha remitido diferentes propuestas específicas que la ACP ha rehusado discutir hasta la fecha".

La ACP dispone de un plazo de 21 días para cumplir con los requerimientos solicitados, aunque mientras tanto los trabajos continuarán con normalidad, según GUPC, que está integrado además por la constructora belga Jan de Nuil y la panameña Constructora Urbana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento