Los trabajadores de la empresa adjudicataria del servicio de saneamiento urbano de Alicante, la UTE Alicante, han decidido convocar una huelga indefinida en el servicio de recogida de residuos a partir del próximo 20 de enero, ante la intención de la empresa de dejar sin vigencia el actual convenio en pleno proceso de negociación colectiva.

Las cuatro organizaciones sindicales con presencia en el comité de empresa —UGT, CCOO, CSI·F y CGT— han tomado esta decisión, que este viernes será comunicada oficialmente a Trabajo, tras la reunión con la empresa celebrada este jueves para acercar posturas en torno a las medidas de recorte previstas por la concesionaria, en la que no ha sido posible llegar a un acuerdo.

En todo caso, desde los sindicatos han insistido en que están dispuestos a negociar siempre que la empresa "no rasque tanto" y esté dispuesta a dar "un paso más".

El delegado sindical de CCOO, David Martínez, ha explicado a Europa Press que pese al esfuerzo de los sindicatos para "acercar posturas", la empresa ha puesto "más trabas" y su última "amenaza" ha sido la de descolgarse del convenio colectivo en vigor, una medida que hace a los sindicatos plantearse si la intención de la adjudicataria es precisamente "que vayamos a la huelga para presionar al Ayuntamiento".

Los sindicatos han alertado de que esta medida va a provocar "un daño irreparable a las condiciones de trabajo de más de 500 operarios e ignora el proceso negociador, lo que puede suponer una grave lesión del derecho fundamental de libertad sindical". Además, recuerdan que en el convenio colectivo vigente se garantiza el mantenimiento del mismo hasta que se produzca un nuevo acuerdo.

"Si se aplica el convenio general del sector, la empresa podrá contratar y aplicar condiciones salariales inferiores a las actuales embolsándose la diferencia. Se trata de hacer más rentable una contrata municipal a costa de los derechos de la plantilla", han señalado fuentes sindicales en un comunicado.

Martínez ha criticado que la empresa pretende "trasladar" a los trabajadores la carga de la rebaja del 20 por ciento en el canon anual que recibe la adjudicataria del Ayuntamiento de Alicante, rebajando los complementos por incapacidad temporal o no sustituyendo jubilaciones, para pasar de unos 550 trabajadores a 4655, además de recortar la jornada de trabajo.

Jornada de trabajo

Al respecto, los sindicatos critican la empresa no ha propuesto la negociación de la distribución de la jornada irregular, "huyendo de la negociación e imponiendo la aplicación de un horario con el único objetivo de suprimir los ocho días que establece el convenio".

"La empresa incumple, además, la aplicación efectiva del Decreto de Riesgos Biológicos, obligatoria en esta actividad, y de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales impidiendo a la plantilla usar los tiempos establecidos para su aseo personal", han agregado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.