Canal de Panamá
Fotografía de archivo de octubre de 2012 de las obras de ampliación del Canal de Panamá. EFE

Las acciones de Sacyr se convertían este jueves, en la primera sesión bursátil del año, en las que más perdían de todo el mercado español, el 10,78% a primera hora de la mañana, como reacción al anuncio el día anterior de la posible suspensión de las obras de ampliación del Canal de Panamá.

La jornada no ha sido buena para el parqué madrileño, que se ha dejado el 1,58% al cierre y se ha quedado por debajo de los 9.800 puntos, pero la mayor caída del Ibex la ha protagonizado Sacyr, que ha terminado la sesión con una bajada del 8,95%. 

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio encargado de la ampliación del Canal de Panamá liderado por la española Sacyr Vallehermoso, anunció este jueves su intención de suspender las obras debido a la imposibilidad de llevarlas a cabo con los costes pactados inicialmente en el contrato.

La ACP tiene 21 días para cumplir con los requerimientos solicitados En un comunicado, el grupo informaba del preaviso enviado a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) de suspensión de los trabajos, de acuerdo con el contrato, para la construcción del tercer juego de esclusas". Con el preaviso, "la ACP tiene 21 días para cumplir con los requerimientos solicitados" por el consorcio, unos "1.600 millones de dólares" (casi 1.200 millones de euros) en reclamos económicos, tiempo durante el cual "los trabajos continuarán con normalidad", según el comunicado.

Este mismo jueces Sacyr ha señalado que el consorcio que lidera para la ampliación del Canal de Panamá "mantiene abierta" la interlocución con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) "para alcanzar un acuerdo satisfactorio que ponga fin al actual desequilibrio contractual".

En un comunicado remitido antes de la apertura del mercado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sacyr ha vuelto a explicar que, por razón de incumplimientos graves e imputables a la ACP y conforme a los  términos contractuales "se ha comunicado formalmente que se procederá a la suspensión de los trabajos si los incumplimientos denunciados no son remediados dentro del periodo de preaviso (21 días)". El consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), formado también por la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Cusa, ha presentado "fundadas reclamaciones en relación con los sobrecostes del proyecto derivados de circunstancias sobrevenidas e imprevisibles ante las diversas autoridades competentes", añade la nota.