La noticia del fallecimiento de Érika Ortiz, hermana de la princesa Letizia, no sólo conmocionó a la familia real y su entorno. El Teléfono de la Esperanza de Valencia, organización no gubernamental (ONG) que ofrece ayuda gratuita a personas en situación de crisis emocional, recibió un aluvión de llamadas de gente que, animada por el tirón mediático de la noticia, tuvo el sentimiento impulsivo de comunicar su situación límite a alguien.

Así lo explicó ayer Ángel Madrid, presidente de la ONG en la Comunitat, durante la presentación del balance de la entidad en 2006.

En este sentido, durante el año pasado, la organización atendió a 10.000 personas, de las que un 64% fueron mujeres. Al respecto, Madrid explicó que ellas son más sensibles a los problemas familiares y matrimoniales que los hombres. Aun así, éstos cada vez piden más ayuda, ya que recurrieron al teléfono un 3% más que en 2005.

Además, la mayoría de los que llaman tiene entre 25 y 45 años, y el 68% no vive solo. El lunes es el día que más llamadas se producen por problemas ocurridos durante el fin de semana, y las épocas del año más críticas son  inicio de año y tras el verano, cuando reciben muchas llamadas de parejas rotas.

Dinos

... qué problemas tienes

E-mail: nosevendevalencia@20minutos.es

Correo: Xàtiva, 15, 8 A, 46002, Valencia

O en www.20minutos.es

Atención a distancia y en persona

El Teléfono de la Esperanza va más allá de la primera atención a distancia para rebajar el nivel de angustia del que llama. Luego, se trata de concertar una cita para iniciar un proceso de ayuda terapéutica gratuita. El 99% de quienes llaman aceptan la cita. La ONG tiene 128 voluntarios (psicólogos, abogados, orientadores...). Más: 963 916 006 o www.telefonodelaesperanza.org.

¿Por qué llaman?

Malos tratos. Un total de 390 mujeres y 59 hombres pidieron ayuda.

Inmigración. Se han disparado las consultas de latinoamericanos por crisis de arraigo. Fueron un 20% de las consultas en 2006.

Anorexia y bulimia. Subieron (44 llamadas).

Depresiones y adicciones. Los problemas psicológicos representaron el 37% de las llamadas y las adicciones, el 11,6%.