El presidente del Ejecutivo murciano, Ramón Luis Valcárcel, ha reconocido este lunes que 2013 ha sido un año "horrible" para muchos, "un mal año para las administraciones públicas y los ciudadanos", aunque como dato positivo ha apuntado que se puede decir que 2013 "puede ser entendido como un año para la esperanza porque hemos tocado fondo y empezado a remontar", de forma que, a su juicio, "no ha sido un año perdido".

Así lo ha manifestado en su tradicional encuentro con los medios de comunicación para realizar balance del año 2013, donde ha aprovechado para adelantar, en términos de empleo, que "diciembre arrojará mejore resultados que el referido interanual del mes de noviembre y aunque no es un gran consuelo, no deja de ser un dato objetivo".

Como previsión, ha aventurado que en 2014, en ese mismo lugar y en mismas fechas, en el tradicional encuentro con los periodistas, "alguien podrá decir que ese año cerrará infinitamente mejor que pudimos cerrar el 2013".

Precisamente el alto índice de paro es "la espina clavada" con la que se marcha. "Me voy a ir con una región con un índice de paro alto, es lo que más me duele, y los muchos jóvenes sin un horizonte que les haga ver el futuro de manera más positiva".

Aunque destaca que no se marcha de la Presidencia con "satisfacción plena", ha dejado claro que se va con la "tranquilidad de conciencia de haber hecho" lo que ha hecho, aunque "hubiera querido más, y me marcho habiendo hecho muchos amigos dentro y fuera del partido".

En este encuentro, que se ha prolongado poco más de una hora, Valcárcel ha admitido que Murcia continúa siendo una región "con graves problemas para crear empleo y esto no se puede ocultar, es la más grande de las preocupaciones del Gobierno regional".

Al hilo, ha criticado a aquellos de la oposición que "exhiben las varitas mágicas" en este sentido, a lo que ha añadido que "no se puede crear empleo sin crecimiento económico que permita la captación de empresas" y el Gobierno murciano, ha precisado, "dedica el 100% de sus esfuerzos para ello".

Sin embargo, las notas positivas de este balance la han protagonizado cuestiones como el agua, en lo referido al Memorándum del Trasvase Tajo-Segura; las infraestructuras, en concreto la ratificación por parte de la UE del Corredor Mediterráneo como eje prioritario y la autorización de la licitación de las obras del tramo Jumilla-Yecla de la autovía A-33 en Murcia por 80,15 millones de euros; además del capítulo de la agricultura y los "excelentes" resultados en exportación; además del turismo y la creación de empresas. Mención aparte han merecidos los capítulos referidos al AVE y al futuro aeropuerto de Corvera.

Consulta aquí más noticias de Murcia.