Grupos radicales judíos bebían sangre de niños católicos en la Edad Media

  • Lo sostiene un prestigioso investigador israelí.
  • Dice que su amor por el judaísmo no le hará renegar de la verdad.
  • Sus críticos lo acusan de favorecer a los antisemitas.

El catedrático israelí Ariel Toaff, autor del libro Pasque di Sangue (Pascua de sangre), declaró que, según sostiene en esa obra sobre comunidades judías del Medioevo, tienen fundamento algunos libelos de esa época que acusaban a los hebreos de emplear sangre de niños cristianos en sus rituales.

El libro, recientemente aparecido en Italia, ha levantado ampollas en Israel, y la Universidad de Bar Ilán, de la que es profesor, expresó ayer sus "más enérgica reserva" en relación con la investigación de Toaff.

No renunciaré a mi devoción por la verdad ni a la libertad académica aunque me crucifiquen

"Yo no renunciaré a mi devoción por la verdad ni a la libertad académica aunque el mundo me crucifique", dijo el investigador en declaraciones recogidas por el diario israelí Haaretz.

En su libro, Toaff sostiene que en la Edad Mediaextremistas judíos de las comunidades de Europa oriental (ashkenazíes) se habrían valido de la sangre, según acusaciones cristianas de la época, incluso reducida a polvo y empleada como medicina.

El libelo más conocido de aquella época, precisamente, es el de al llegar la semana de Pésaj (Pascua), los judíos mataban a un niño cristiano y bebían su sangre como si fuese el vino con el cual celebran la liberación de la esclavitud en el Egipto faraónico.

Toaff, hijo del ex Gran Rabino de Roma, Elio Toaff, dijo que "traté de mostrar que el mundo judío del Medioevo fue también violento, entre otros motivos en reacción a la violencia de los cristianos" que los perseguían por ser "el pueblo deicida".

El mundo judío del Medioevo fue también violento, entre otros motivos en reacción a la violencia de los cristianos

"No quiero decir con ello que el judaísmo permita el asesinato, pero entre los ashkenazíes hubo grupos radicales que pudieron haber cometido tales actos", agregó.

Estudio de documentos históricos

El investigador declaró que llegó a esa conclusión después de estudiar testimonios de un juicio del año 1475 por el asesinato de un niño cristiano, Simón de Trento, documentos que fueron considerados falsos durante mucho tiempo.

"Encontré declaraciones y parte de testimonios que no correspondían a la cultura cristiana de los jueces, y estos no hubieran podido inventar o agregar a lo que eran textos que aparecen en plegarias conocidas del libro judío de oraciones", indicó.

"A lo largo de decenas de páginas probé el papel central de la sangre en Pascua", dijo Toaff.

Basado en "muchos sermones, concluí que esa sangre era empleada, especialmente por judíos ashkenazíes, y que existía la creencias en los poderes curativos de la sangre de los niños", manifestó el investigador.

El judaísmo no permite el asesinato, pero hubo grupos radicales que pudieron haberlos cometido

En uno de los testimonios del juicio de Trento, "se menciona a un buhonero, Asher, que comerciaba con azúcar y sangre, procedente de Venecia", relató Toaff.

"Fui a los archivos de Venecia y encontré que hubo un buhonero que comerciaba con azúcar y sangre, productos básicos de la farmacia en aquel período", añadió.

Aunque los judíos tienen prohibido consumir sangre humana o de animales, Toaff sostiene que encontró pruebas de un permiso rabínico para el uso de sangre, incluso de origen humano.

"Los rabinos lo permitieron pues se trataba de sangre ya seca", precisó.

Con todo, señaló, no existen pruebas de asesinatos pero sí de odio y de oraciones contra los cristianos incitando a una cruel venganza contra ellos por las persecuciones.

Toaff, que tiene previsto regresar a Israel desde Italia, protestó por ser acusado de "llevar agua a los molinos de los antisemitas" con sus revelaciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento