Renfe utiliza modelos del primer AVE de 1992 para las nuevas rutas entre Cataluña y Francia

  • Diez S-100 se han remodelado completamente, según indica la compañía.
  • Se han invertido 30 millones, en lugar de comprar nuevos coches por 240 millones.
  • Tienen asientos fijos a favor y en contra del sentido de la circulación.
La ministra de Fomento, Ana Pastor, junto a al ministro delegado de Transporte de Francia, Frédéric Cuvillier, y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, inaugurando el AVE a París.
La ministra de Fomento, Ana Pastor, junto a al ministro delegado de Transporte de Francia, Frédéric Cuvillier, y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, inaugurando el AVE a París.
Toni Garriga / EFE

La compañía Renfe ha trasladado a Cataluña diez modelos de los trenes de alta velocidad de 1992 completamente remodelados para cubrir el trayecto entre Barcelona y Toulouse, Lyon y Marsella coincidiendo con la puesta en marcha de los viajes directos entre la capital catalana y varias ciudades francesas.

Los convoyes, del modelo S-100, entraron en funcionamiento en 1992 con motivo de la inauguración del primer tramo del AVE en España, entre Madrid y Sevilla, y también cubrieron trayectos del Euromed.

Fuentes de Renfe han recalcado que a pesar de que los convoyes daten del año 1992, se han remodelado completamente por dentro y funcionan como si fueran nuevos. Los diez modelos cubrirán habitualmente el trayecto entre Barcelona y Toulouse, Lyon y Marsella y uno de estos lo hará entre esta última ciudad y Madrid.

A diferencia de los modelos más nuevos de AVE, que cubrirán el trayecto directo entre Barcelona y París inaugurado este domingo, los S-100 remodelados disponen de enchufes en clase turista, una prestación que no se encuentra en los trenes más nuevos y que ha generado numerosas quejas entre los usuarios. Por el contrario, tienen asientos fijos a favor y en contra del sentido de la circulación sin que se pueda cambiar su orientación.

Para ahorrar

Renfe anunció a principios de 2011 que remodelaría diez modelos de los S-100 para los trayectos entre España y Francia, en lugar de comprar nuevos trenes, con el objetivo de ahorrar más de 240 millones de euros. En este sentido, según la compañía, la remodelación de los convoyes ha costado unos 30 millones de euros, unos trabajos que adjudicó a Alstom. Cada tren dispone de 347 plazas y de los nuevos equipos de señalización para circular por la red francesa.

Por otro lado, coincidiendo con la entrada en funcionamiento de los diez trenes S-100, se han instalado desfibriladores y se ha formado a todo el personal que operará en estos servicios por si tienen que utilizar estos aparatos. Los desfibriladores son equipos automáticos que administran una descarga de idénticas características a las proporcionadas por los equipos manuales a disposición de los servicios médicos de emergencias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento