La lista de espera para operarse en Madrid alcanza su récord, con más de 70.000 pacientes

  • Los hospitales madrileños tienen a 70.918 pacientes pendientes de intervención quirúrgica, la cifra más alta desde que se inició el registro en 2004.
  • Las especialidades con mayor tiempo de espera son cirugía vascular (136,2 días; cuatro meses y medio), traumatología (128,7 días) y neurocirugía (109,4 días).
  • Los médicos lo vinculan a los recortes pero Sanidad alega que solo una pequeña parte de la demora "es atribuible a la organización y recursos disponibles".
Imagen de un quirófano.
Imagen de un quirófano.
GTRES

El número de madrileños que están esperando para pasar por el quirófano ha alcanzado su nivel más alto desde que se tienen registros. La Consejería de Sanidad contabiliza 70.918 pacientes pendientes de intervención quirúrgica en los hospitales de la región, según los datos recién publicados por la Comunidad, referentes a septiembre de 2013. Esta cifra es la más elevada desde 2004, cuando el Ejecutivo regional puso en marcha el Registro Unificado de Pacientes en Lista de Espera.

El volumen de personas pendientes de una cirugía se ha intensificado en el último año. En el verano de 2012, había 53.000 personas en lista de espera; en diciembre de 2012 se elevó hasta 57.722 pacientes; en junio de 2013 ya marcaba un hito de 64.113 personas y en el último registro (de septiembre pasado) ha tocado techo, con 70.918 pacientes a la espera. Este último dato representa un 10,6% de aumento en solo tres meses (desde junio) y un 34% más en un año.

Los profesionales sanitarios ven una relación directa entre las demoras en los quirófanos y los recortes realizados por la Comunidad en los hospitales. "Estos datos eran esperables. Los recortes en el sistema sanitario público conllevan necesariamente un incremento notable de la lista de espera quirúrgica. Hay menos trabajadores y menos recursos, lo que inevitablemente provoca un aumento de las esperas", apunta Marciano Sánchez-Bayle, portavoz de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública. Durante este año, la sanidad madrileña ha perdido unos 2.300 trabajadores, según reconocieron las consejerías de Hacienda y de Sanidad, basándose en los datos reflejados en los presupuestos de 2014.

"Hay pacientes que prefieren mantenerse a la espera"

Sin embargo, la Consejería de Sanidad alega que de los 70.918 pacientes en espera, solo 18.221 son "atribuibles a la organización y recursos disponibles". Es lo que la Comunidad llama "espera estructural", la única de la que se responsabiliza la administración sanitaria. El resto de los enfermos pendientes de operación, según su terminología, serían achacables a "motivos clínicos que contraindican temporalmente la intervención" o a "pacientes que voluntariamente han preferido mantenerse en espera para ser intervenidos en el hospital de su elección", explican en el departamento dirigido por Lasquetty.

Pero los médicos y representantes de los pacientes rechazan esta forma de distinguir entre diferentes clases de lista de espera: "Es una trampa contable para maquillar los datos y no hacerse responsable de las demoras", critica la presidenta de la Asociación del Defensor del Paciente, Carmen Flores. Cuando un hospital se ve incapaz de atender la operación de un paciente en menos de un mes, la Administración sanitaria ofrece a ese enfermo la posibilidad de operarse en otro centro público o privado. Si este paciente rechaza esta alternativa, la Comunidad lo excluye del registro de lista de espera estructural, al considerar que está esperando por voluntad propia. "De este modo pueden seguir diciendo que cumplen la promesa de operar en el plazo de un mes. Pero no es una espera voluntaria", apunta Flores.

Las especialidades con mayor volumen de personas afectadas por los retrasos en los quirófanos son traumatología (18.724 pacientes en lista de espera), digestivo (14.891 personas) y oftalmología (13.553). El tiempo medio de espera global es de 107,2 días (teniendo en cuenta a los pacientes que desean operarse en su hospital de referencia y no en el impuesto por la Comunidad). Esta demora es más dilatada en la especialidad de cirugía vascular (que se encarga de enfermedades relacionadas con la circulación), con una demora media de 136,2 días (aproximadamente cuatro meses y medio). A continuación, también tienen que esperar más de 100 días los pacientes que necesitan operarse por dolencias de traumatología (128,7 días de media), de neurocirugía (109,4 días), de urología (104,4) y pediátricas (101,8 días). La Comunidad defiende que todos esos pacientes podrían ser intervenidos en menos de 30 si aceptaran la operación en el hospital que se les ofrece.

"Hay que sumar la espera para citas y diagnósticos"

En cualquier caso, estas esperas medias solo hacen referencia al tiempo que pasa entre la cita con el anestesista (donde se realiza el estudio preoperatorio) y la intervención quirúrgica en sí misma. Los especialistas consideran que a este tiempo habría que añadir "todo el proceso que sigue el paciente desde que acude por primera vez al médico hasta que es finalmente operado, con lo que la demora total supera fácilmente el año", explica Sánchez-Bayle. "Al final, una persona enferma soporta la espera en atención primaria, luego los retrasos para las pruebas diagnósticas, después tiene que esperar para conseguir cita para el diagnóstico, para ver al anestesista y, finalmente, para la operación. En muchas ocasiones son personas necesitadas de una intervención urgente, pero como no hay quirófanos y personal suficiente se está poniendo en riesgo la salud de la gente", afirma el representante de los médicos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento