Cortan por inundación parte de un túnel de la M-30 el día del estreno
Una balsa de agua inunda un carril de salida del nuevo túnel bajo la M-30 inaugurado ayer.(Sergio González)
Cuatro horas después de su inauguración, el Ayuntamiento de Madrid cerró ayer un carril del nuevo túnel que une la glorieta de San Vicente y la A-5 bajo la M-30 para achicar el agua embalsada «por una filtración».

El carril permaneció cortado entre las 16.30 y las 17.00 h. La incidencia fue criticada por la oposición municipal, que achacó la inundación a la celeridad con que el Ayuntamiento inaugura la M-30.

El PSOE denunció que el túnel se había convertido en una «piscina» en sólo unas horas y que las filtraciones habían convertido los accesos en «pistas de patinaje».

IU calificó de «vergüenza» que a las pocas horas de inaugurarse «se haya producido ya una inundación, haya sido necesario movilizar a servicios municipales, achicar agua y alterar el tráfico». El Ayuntamiento, por su parte, aseguró que esta incidencia no afectó a la circulación.

El subterráneo, que sólo fue inaugurado en sentido salida, mide 2.300 metros de longitud, ha costado 133 millones de euros y dará servicio a 30.000 vehículos al día.

Las obras, a examen

Utilidad: Muy alta. Lleva directamente de plaza de España a la A-5 sin interrupciones ni semáforos. Falta su otra mitad, que debe aliviar los atascos de acceso a Madrid desde el este.

Señalización: Resulta confusa. Al comienzo del túnel se mantiene la cartelería de obras, con bandas sonoras para reducir la velocidad y limitación a 30 kilómetros por hora.

Seguridad: Los techos están sin concluir y por eso hay goteras que provocan los grandes charcos que obligaron ayer a cerrar temporalmente un carril.

El miércoles, otra inauguración

El calendario de inauguraciones del alcalde no da tregua. Además, como la de cada túnel se celebra dos veces, una por sentido, las citas se duplican. El miércoles, Alberto Ruiz-Gallardón dará por abierto al tráfico el subterráneo entre el nudo sur de la M-30 y el estadio Vicente Calderón. Así, ya se podrá circular bajo tierra desde la conexión con la A-4 hasta Marqués de Monistrol. Por otra parte, el sentido contrario al túnel abierto ayer, de la A-5 a la cuesta de San Vicente, quedará en uso en cuatro o cinco semanas.