Brigitte
Una de las enfermas de cáncer que participaron en el proyecto Courtesy Mimi Foundation © Vincent Dixon

"¿Sabes lo que añoro más? Sentirme despreocupada". A partir del deseo anhelado por una enferma de cáncer nació el proyecto If Only for a Second (Aunque sea durante un segundo), una iniciativa fotográfica y de vídeo que devolvió a veinte personas la alegría durante un momento mágico.

La iniciativa, desarrollada por la Mimi Foundation, una organización fundada en Bélgica en 2004 que lucha contra los dramáticos efectos del cáncer en los ámbitos personales y familiares, tiene algo de juego y mucho de complicidad con los veinte enfermos, la gran mayoría mujeres, que se prestaron como voluntarios. La idea era ofrecerles la posibilidad de olvidar completamente la enfermedad aunque sólo fuese durante un segundo, de que durante un explosivo momento de admiración y sorpresa, el cáncer quedase anulado.

Siempre con los ojos cerrados

Los participantes debían prestarse a ser transformados por equipos profesionales de estilistas y maquilladores, pero manteniendo durante todo el proceso los ojos cerrados. Una vez culminado el cambio, eran conducidos ante un espejo. En el instante en que se volvían a ver a sí mismos eran retratados por el fotógrafo Vincent Dixon y grabados en vídeo por el realizador Coban Beutelstetter. En la producción de la idea colaboró la agencia de publicidad Leo Burnett.

En los gestos de alegría, sorpresa e incredulidad no asoma la enfermedad Los resultados del instante en que los enfermos abren los párpados y se descubren con espectaculares pelucas, maquillajes y vestuario se pueden ver ahora en el libro Ne serait-ce qu'une seconde, con retratos enfrentados de los modelos, uno con los ojos cerrados ante un espejo de doble vista y el segundo en el momento mismo en que los abren. En los gestos de alegría, sorpresa e incredulidad no asoma, ciertamente, la presencia de la enfermedad, según cuentan los voluntarios en un clip de vídeo grabado durante el proceso.

"Extender sonrisas y alegría"

Cada foto lleva un pie en el que aparece el día y hora de los retratos y el "segundo exacto en que cada persona olvidó su enfermedad", dicen los promotores de la iniciativa. "El libro lleva al lector a las sonrisas y la felicidad y esa era la idea principal del proyecto, extender sonrisas y alegría", añaden.

El cáncer tampocó existía para los familiares de los enfermos La fundación organizó tras las sesiones una exposición de las fotos para los pacientes y sus familiares con la intención de mostrar por primera vez los retratos de Dixon. "En apenas un segundo, las caras sonrientes eran unánimes en toda la sala. En ese preciso instante, el cáncer tampocó existía para los familiares de los enfermos", aseguran desde Mimi Foundation.

La fundación belga detrás de la iniciativa está presidida por la baronesa Myriam Mimi Ullens de Schooten, esposa del industrial Guy Ullens, uno de los grandes coleccionistas mundiales de arte asiático.