Los obreros de la Expo ya trabajan hasta 11 horas/día
Los tanques del acuario fluvial en los que se alojarán desde enero los 2.000 ejemplares ya están instalados.(Fabián Simón)
Las jornadas laborales en la Expo se alargan ya hasta las once horas diarias. El gran número de obras, la falta de trabajadores y los ajustados plazos de tiempo han obligado a la mayoría de las constructoras a incentivar las horas extra y extender los trabajos incluso al fin de semana, según confirmaron a 20 minutos varios contratados.

En Ranillas trabajan 1.098 obreros y casi la mitad de ellos (506) son extranjeros. Su horario habitual es de 8.00 a 20.30 h, con una pausa de hora y media para comer. En total, 55 horas a la semana, cinco más que la jornada pactada para la Expo y por la que se cobra entre 1.000 y 1.200 euros al mes.

«No nos obligan a hacer horas extra, pero antes de contratarnos ya nos insinúan que hay que estar dispuesto a echar muchas horas», explica un operario que lleva más de un año trabajando en Ranillas.

Los trabajadores extranjeros son los que más horas extra hacen, porque vienen con contratos de poca duración y quieren ganar lo máximo posible.

Son, sobre todo, portugueses (260), rumanos (76) y ecuatorianos (38) que trabajan como ferrallistas y encofradores. Perciben de 8 a 10 euros por cada hora extra trabajada y pueden llegar a cobrar entre 2.200 y 2.500 euros al mes.

Algunos proyectos, como el puente del Tercer Milenio, son los que más horas extra acumulan. «En una cuadrilla de diez personas, sólo dos dejamos de trabajar los viernes.

Los demás vienen los sábados y algunos, incluso, los domingos», comenta otro operario.

Otros edificios

Comisaría de Policía: El proyecto, que depende del Ministerio de Interior, es el único edificio que aún no se ha iniciado. Las obras arrancarán en dos meses y no terminarán hasta marzo de 2008.

Torre del Agua: Ya se están colocando la fachada intermedia y la estructura metálica.

Pabellón Puente: Es el más ajustado de tiempo. Acaban de terminar la estructura auxiliar sobre la que se apoyará.

Peceras para sentirse como en casa

Los tanques del acuario fluvial en los que se alojarán desde enero los 2.000 ejemplares ya están instalados. En algunos, como el de la foto, incluso se han introducido ya elementos decorativos para que sus futuros huéspedes se sientan como en casa.