El acuario fluvial de la Expo, una de las obras más avanzadas de la muestra, estará acabado a finales de año. Así, a partir de noviembre empezarán a llenarse de agua las peceras para poder recibir, en enero, a los primeros animales.

En el acuario, que simulará la unión de arcilla, roca y hielo, habrá casi 2.000 ejemplares de unas 300 especies. Entre otros, se podrán ver cocodrilos, arapaimas (peces que pesan hasta 300 kilos), anacondas, pirañas o caballitos de mar.

La exposición girará en torno a cinco grandes ríos: Nilo, Amazonas, Mekong, Darling-Murray y Ebro. Además de animales, en el acuario se mostrarán especies vegetales de cada una de estas zonas para enseñar a los visitantes sus ecosistemas.

El acuario, que recibirá 16.000 visitantes al día, se completará con un restaurante en la azotea que ofrecerá una vista panorámica de la Expo.