El jefe del Estado Mayor conjunto de Estados Unidos, Peter Pace (i) y el secretario de Defensa, Robert Gates
El jefe del Estado Mayor conjunto de Estados Unidos, Peter Pace (i) y el secretario de Defensa, Robert Gates. (REUTERS)

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, reconoció que baraja qué medidas adoptar en caso de que el incremento adicional de 21.500 soldados para Irak no mejore la situación en ese país.

Sería una irresponsabilidad por mi parte si no pensara sobre cuáles podrían ser las alternativas



Gates compareció ante el Comité de Servicios Armados del Senado para defender la propuesta de presupuesto para su Departamento, que se prevé que reciba 624.600 millones de dólares en el año fiscal 2008.

Junto a Gates también compareció el jefe del Estado Mayor conjunto de Estados Unidos, el general Peter Pace.

"Sería una irresponsabilidad por mi parte si no pensara sobre cuáles podrían ser las alternativas" en caso de que el nuevo plan para Irak no funcionara, aseguró el jefe del Pentágono.

A lo largo de la sesión, Gates fue sometido a una batería de preguntas por parte de los senadores, quienes le inquirieron, entre otros, sobre su opinión con respecto a las nuevas medidas para Irak del presidente estadounidense, George W. Bush.

3.000 soldados más

Gates, recién nombrado secretario de Defensa en diciembre, reconoció que el incremento de tropas en Irak "no es la última oportunidad" para ganar la guerra.

En este sentido indicó la posibilidad de que se incremente entre un diez y un quince por ciento el número de soldados anunciado por el propio Bush a principios de año.

"Pensamos que la cifra (de soldados adicionales) se situará alrededor de los 21.500 pero no será mayor de un 10 y un 15 por ciento más", puntualizó el responsable de la política de Defensa estadounidense.

Este aumento de entre un 10 y un 15 por ciento adicional supondría 3.000 soldados más.

En este punto, Pace indicó que dicha cifra adicional serviría para apoyar las tropas nuevas que serán enviadas para reforzar la seguridad en Bagdad y Anbar.

Una misión "para tener éxito"

Sin embargo, en todo momento Gates quiso dejar claro que las medidas adoptadas para relanzar la situación en Irak han sido creadas "para tener éxito".

En este sentido, el senador republicano John Warner, quiso que Gates le respondiera qué tiene previsto hacer en caso de que los nuevos planes no funcionaran.

A ello el secretario estadounidense de Defensa le contestó que esta "no es la última oportunidad".

Por otro lado, tanto Gates como Pace aseguraron a los senadores que las tropas adicionales que serán enviadas a Irak tendrán los medios suficientes para llevar a cabo sus tareas.

En este sentido, aseguró que la carencia de vehículos blindados se solucionará en julio.

Ayer, el suní Tariq Hashimi, vicepresidente de Irak, urgió al Gobierno de Estados Unidos a acelerar el despliegue de los 21.500 soldados adicionales para atajar la creciente ola de violencia.

Misión en África

Durante su comparecencia Gates anunció que el Pentágono ha aprobado un plan para crear un nuevo comando de Estados Unidos en África que supervisará las operaciones en la zona.

Gates anunció ante los senadores que la aprobación y creación del comando ha recibido el visto bueno del presidente estadounidense, George W. Bush.

En un comunicado, Bush indicó que la nueva dirección "potenciará nuestros esfuerzos para traer paz y seguridad a los africanos y fomentar nuestras metas comunes en materia de desarrollo, sanidad, educación, democracia y crecimiento económico".

A su vez, indicó que consultará con líderes africanos su opinión sobre cómo el nuevo comando puede responder a los retos en materia de seguridad que tiene África.

Esta nueva estructura, en opinión de Gates, permitirá llevar un trabajo más "efectivo" e "integrado" que la actual organización, que "data de la guerra fría", en la que África queda repartida entre el Comando Central, el Pacífico y el Europeo, del Pentágono.

El Departamento de Defensa tiene asignada cada región del mundo a diversos comandos.