El régimen de Fidel Castro envió al de su aliado Hugo Chávez unos 20.000 cooperantes para trabajar, en su mayoría, en zonas rurales y barrios carenciados de Venezuela, en áreas de salud y deporte.

Pero 45 de ellos han entrado a Colombia de manera ilegal para intentar que Estados Unidos, paraíso de los exiliados cubanos, los admita como asilados políticos.

Los cubanos pueden permanecer sin visado durante seis meses en Colombia, por lo que no pueden ser expulsados hasta que no se haya cumplido ese plazo.

Cuba y Venezuela intercambian personal cualificado por petróleo a bajo coste

Los cooperantes participan de misiones de asistencia (Barrio Adentro -médicos y dentistas-, Barrio Adentro Deportivo -educación física-, y Milagro -oculistas-) en el marco de un convenio mediante el cual Cuba envía personal altamente cualificado a Venezuela a cambio de petróleo a bajo coste.

En principio, los cooperantes -que no han salido de manera organizada, sino que ha sido un goteo de decisiones individuales en los últimos meses- piden la condición de refugiados en Colombia, antes de solicitar el asilo político en Estados Unidos.

Hasta el momento, el país norteamericano no ha otorgado ningún asilo a estos cooperantes.

Otra de las misiones en las que se enrolan cubanos es la denominada 'Misión Revolución Energética': recorrer casas cambiando bombillas comunes por otras de bajo consumo.