Un helicóptero policial se estrelló anoche contra el techo de un pub en la ciudad escocesa de Glasgow causando la muerte a nueve personas.

La Policía escocesa confirmó el domigo el hallazgo de un nuevo cadáver entre los escombros del pub The Clutha en la calle Stockwell, en la ribera del río Clyde, con lo que las víctimas de la tragedia se elevan a nueve, tres de ellas tripulantes del vehículo -dos agentes y un piloto civil-, mientras que los otro seis estaban dentro del local.

Además, hay otras 14 personas gravemente heridas que están siendo tratadas en diversos hospitales de la zona, según la misma fuente. La directora del Servicio nacional de Salud de la zona, Jennifer Armstrong, confirmó que, de los 32 ciudadanos hospitalizados en las últimas horas, 18 han sido dados de alta y 14 "son tratados por heridas graves".

En rueda de prensa, House indicó que continúan las labores de rescate en el pub, cuya inestable estructura se está apuntalando a fin de poder acceder al interior y rescatar a posibles personas atrapadas.

El inspector jefe, que calificó la operación de "complicada" y "peligrosa", recordó que se ha puesto en marcha una investigación por parte de la Fiscalía y de la rama de accidentes aéreos de la Policía sobre las circunstancias del suceso, que ha conmocionado al país en el día de San Andrés, patrón de Escocia.

"Dado un accidente de esta escala, todos debemos prepararnos para la probabilidad de muertes", declaró el ministro principal escocés, Alex Salmond, a través de su cuenta de Twitter, poco tiempo después de conocerse el suceso.

En el momento del accidente había unas 120 personas en el interior del pub, del que apenas pudieron escapar ilesas unas pocas.

Continúa el rescate

Las labores de rescate en el edificio continúan con una gran grúa que intenta levantar pieza por pieza el helicóptero incrustado, en una operación que, según la Policía, "llevará tiempo".

Apenas unas pocas personas pudieron escapar del pub tras el impacto del helicópteroLos bomberos están trabajando para asegurar el local de una sola planta, cuyo techo se colapsó por el impacto del helicóptero, antes de acceder a su interior para rescatar a las víctimas, según ha informado el canal público de televisión BBC.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo en la red social Twitter que sus "pensamientos están con todos los afectados por el accidente de helicóptero en Glasgow y los servicios de emergencia que están trabajando", mientras que el líder de la oposición laborista, Ed Miliband, calificó el suceso de "horror inimaginable".

La Policía señaló que el vehículo accidentado era un Eurocopter EC135 T2 y aseguró que no podía de momento "confirmar detalles en cuanto a heridos".

Así ocurrió

El director de la edición escocesa del periódico The Sun, Gordon Smart, vio lo ocurrido desde un aparcamiento cercano y, en declaraciones a Sky News, describió la caída del helicóptero como "precipitándose desde una gran altura a gran velocidad".  "No hubo bola de fuego ni oí ninguna explosión. Cayó como una piedra", manifestó.

La Policía mantiene acordonada la zona y los servicios de emergencia, entre ellos varias ambulancias y 15 coches de bomberos, siguen desplazados para asistir a las víctimas.

No hubo bola de fuego ni oí ninguna explosión. Cayó como una piedraEl diputado laborista Jim Murphy se percató del accidente al pasar en coche cerca del pub y colaboró en formar una cadena humana para sacar del interior a personas con heridas "en la cabeza" y unas cuantas "inconscientes".

Otro testigo presencial señaló que la banda de ska Esperanza estaba actuando en el local en el momento de los hechos, mientras que un mensaje en la página de Facebook de este grupo informa de que sus miembros "están bien".

Muchos transeúntes y clientes del pub colaboraron en las primeras tareas de rescate al hacer una cadena humana para sacar a los heridos, si bien no pudieron acceder a la parte del local en la que cayó el helicóptero y que ha quedado más destruida.

William Byrne, de 45 años y que estaba en The Clutha cuando se estrelló el aparato, explicó que "se oyó un fuerte ruido y entonces se produjo mucho polvo y se apagaron las luces".

"No sabíamos qué había pasado. En nuestra parte del pub dos personas habían quedado atrapadas y yo y otros les ayudamos a salir", relató.

La Mezquita central de Glasgow, vecina al pub, dijo en Twitter que se ponía a disposición de las autoridades para ayudar en lo posible.

Debido a la tragedia, el Ayuntamiento de Glasgow ha cancelado los festejos previstos y la catedral de Saint Andrew ha acogido un servicio religioso en apoyo a las víctimas.

Todas las banderas ondean a media asta en Escocia y los jugadores de los Rangers y el Falkirk guardaron un minuto de silencio antes de empezar su partido de la Copa de Fútbol.