Las luces iluminarán el Molino
Recreación virtual de la fachada del futuro Molino, que tendrá un edificio de cinco plantas con terraza.
Una fusión de la nostalgia de ayer con la tecnología de hoy. El centenario Molino girará otra vez con la misma fachada modernista, aunque detrás de ésta se levantará un nuevo edificio de cinco plantas donde predominarán las luces.

Según el arquitecto Josep Bohigas, del estudio BOPPA, este nuevo volumen tendrá una fachada semitransparente con forma de curva como metáfora del viento que mueve las aspas del viejo molino. Por la noche, el edificio se iluminará con luces Led, de bajo coste.

Tras diez años cerrado, la empresa propietaria, Ocio Puro, invertirá 6,5 millones para reabrirlo a finales de 2008. El proyecto pretende recuperar la sala como un café concierto, con actuaciones de flamenco, magia, danza y cabaret.

Ligado al barrio

La plataforma vecinal Fem girar el Molino celebró la reapertura, aunque pidió a la empresa que el teatro siga «ligado al barrio». El portavoz de la plataforma, Jordi Romeu, lamentó que el Ajuntament no hubiera expropiado el Molino antes, como sí lo ha hecho con el Teatre Arnau.