Ocho policías nacionales de Coria del Río resultaron ayer heridos leves en una operación antidroga que se saldó con un detenido.

Los agentes fueron agredidos por un clan de etnia gitana formado por unas 50 personas.

El grupo atacó a la Policía con un hacha, una catana, cuchillos, barras de hierro, espadas, piedras y un briego, un palo enorme con cinco puntas metálicas.

En el momento en el que se realizaba una venta, las mujeres se percataron de la presencia policial y huyeron, llamando a gritos a su gente

Querían impedir la detención de tres presuntos narcotraficantes: el matrimonio conocido como Inma M. T., encargada de llevar la droga en una riñonera; su esposo, Juan P. R., al que llaman el hijo del Parra; y su madrastra, Josefa M. E.

Los hechos ocurrieron cuando los tres efectuaban una venta.

Fue en ese momento cuando las mujeres se percataron de la presencia policial e iniciaron la huida.

A gritos pidieron ayuda a su gente.

Tras llegar los refuerzos policiales, se detuvo a Juan P. R., de 23 años y con antecedentes judiciales por lesiones.

En la operación se intervinieron 70 envoltorios de cocaína, 25 de heroína y todas las armas que el clan utilizó para agredir a los agentes.