El XVII Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza (Jaén) propone desde este martes y hasta el próximo 8 de diciembre un recorrido por las músicas coloniales, con una especial atención al intercambio musical que se dio entre la Península Ibérica y América entre los años 1492 y 1898.

El director del festival, Javier Marín, destacó durante su presentación, el pasado octubre, el esfuerzo para poner en pie este evento, "que no adelgaza en ambición ni en calidad de las formaciones, que este año tienden a ser más reducidas: solistas y pequeños grupos cámara para una programación que se ha compactado hasta ocupar dos fines de semana y un puente". De hecho, su clausura coincide con el fin del puente de la Constitución, de modo que suma esos días un nuevo atractivo a las ciudades Patrimonio de la Humanidad.

Uno de los aspectos más destacados de esta cita es el uso de escenarios ubicados en espacios emblemáticos de estas ciudades. De esta forma, se incluyen marcos como la Catedral y el Auditorio de San Francisco en Baeza; o la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, el Hospital de Santiago o la Sinagoga del Agua, en Úbeda. Mantiene así un diálogo con el patrimonio monumental, ya que, precisamente, el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza nació en 1997 para apoyar la candidatura de ambas poblaciones ante la Unesco.

Junto a los espacios monumentales, también se incluyen en esta edición conciertos en locales como el Café Central de Baeza o espacios escénicos como el Teatro Montemar de Baeza, donde tendrán lugar los conciertos didácticos, uno de los elementos incorporados en los últimos años a este festival y que, además, marcan su inicio. Otro de los ingredientes fundamentales de esta programación es su carácter académico. Este año tendrá lugar en el marco de este evento el Congreso Internacional 'Sones de ida y vuelta: músicas coloniales a debate'.

De esta manera, junto a esta apuesta académica que supone el congreso y conferencias-concierto, la XVII edición del Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza se estructurará en cuatro ciclos: 'Sones de ida y vuelta: Músicas coloniales', 'Ars orgánica. Música para órgano', 'Conciertos didácticos' y 'La música en los monumentos de Vandelvira'.

Este último, en el que colabora el Obispado de Jaén, volverá a llevar esta cita a espacios que señalan la profusa presencia de Vandelvira en la provincia. Concretamente, la Catedral de Jaén, la torre del Castillo de Sabiote, el Castillo de Canena y las iglesias de la Asunción de La Guardia, Santa María de Alcaudete, de la Concepción de Huelma y de la Asunción de Villacarrillo, entornos a los que se sumará el Teatro de la Merced de Cazorla.

Consulta aquí más noticias de Jaén.