Hospital Gregorio Marañón
El jefe del servicio de Cardiología deL Hospital Gregorio Marañón, Francisco Fernández Avilés, explica el proceso (Foto: Efe) Mondelo / Efe

Se trata de un proceso pionero que ofrece nuevas esperanzas a los enfermos coronarios que padecen angina de pecho y que no pueden solucionar su problema con otros métodos como 'stent' (muelles) o cirugía.

El paciente no tenía otro tratamiento alternativo posible para el bombeo de sangre de su corazón
Cardiólogos del Hospitall Gregorio Marañón de la Comunidad de Madrid han implantado células madre adultas derivadas de la grasa en el corazón de un paciente que no tenía otro tratamiento alternativo posible para bombeo de sangre de su corazón.

En sólo cinco horas, las células fueron extraídas, purificadas, seleccionadas e implantadas con objeto de generar vasos sanguíneos nuevos que permitan irrigar correctamente el corazón del paciente, unvarón de 72 años que fue dado de alta a las 48 horas.

Mediante cateterismo

El implante se realizó por medio de un catéter que llega hasta el corazón a través de la arteria femoral y que transportaba los 28 millones de células extraídas al paciente.

La extracción de las células madre es realzada por cirujanos plásticos
El procedimiento consiste en la extracción de células madre derivadas de la grasa del abdomen del paciente mediante liposucción, que realizan los cirujanos plásticos, para que los cardiólogos las implanten en el corazón del paciente.

Estas células se transforman en músculo cardíaco y, sobre todo, en nuevos vasos sanguíneos o células vasculares que proporcionan al paciente una mejor calidad de vida, mejorando el bombeo del corazón y evitando la angina de pecho.

El experimento ha sido llevado a cabo por el servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón, Francisco Fernández-Avilés, y el cardiólogo estadounidense Emerson Perin.

En este proceso se enmarca un estudio en el que participarán 36 pacientes.

No será hasta dentro de tres años que la intervención cumpla sus fases de ensayo y pueda aplicarse en los hospitales.