Valla de Melilla
Trabajadores colocando nuevos alambres en la valla que separa Melilla y Marruecos. Álvaro Barrientos / GTRES

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha reconocido ante los micrófonos de RNE que ha solicitado un informe al Ministerio de Interior sobre las cuchillas en las vallas de Melilla. Preguntado por si es partidario de quitarlas, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que "eso lleva mucho tiempo ahí". Según el Presidente, "hay que preservar la integridad física de todo el mundo", pero no sabe exactamente cuáles son los efectos. "No sé si se pueden afectar a las personas, pero está en estudio".

La valla está para que no pasen, como es natural

Además, ha reiterado su deseo de no poner en peligro la vida de nadie "porque todos somos seres humanos", pero no sin antes recordar que los accidentes que se han dado hasta ahora han sido por saltar la valla. "Y la valla está para que no pasen, como es natural", añadía. "Tendremos que verlo. No quiero que haya inmigración ilegal, pero tampoco poner en peligro la vida de nadie".

La Delegación del Gobierno en Melilla calcula que al otro lado de la valla hay entre 1.500 y 2.000 inmigrantes "en situación de desesperación" con intención de entrar en la ciudad autónoma de forma irregular. A preguntas de los periodistas, el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, ha dicho que la difusión del vídeo captado por el helicóptero de la Guardia Civil en el que se podía ver a un millar de subsaharianos caminando en fila india hacia Melilla de madrugada pretende que la opinión pública vea lo que está ocurriendo.

La oposición pide su retirada

Queremos ser objetivos, existe una gran presión migratoria

"Pretendemos ser objetivos, exponer que existe una gran presión migratoria", ha declarado El Barkani tras señalar que esa imagen de los inmigrantes bajando desde los campamentos del Gurugú hacia Melilla demuestra que no se trata de una "movilización espontánea", sino que "está coordinada por las mafias".

Asimismo, ha negado que la intencionalidad del Gobierno difundiendo ese vídeo sea acallar las críticas que está recibiendo por su decisión de instalar la concertina con cuchillas en el perímetro fronterizo, de la que ha asegurado que el Ejecutivo no se ha planteado quitar porque no es una medida ilegal o anticonstitucional.

Toda la oposición parlamentaria ha pedido al Gobierno que retire las "terribles" cuchillas instaladas en la valla de Melilla, en una iniciativa a la que no se ha sumado el PP, que ha defendido que la concertina no solo está presente en la frontera "sino también en centros públicos y privados".