Estilos similares
La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, y la alcaldesa de la capital, Ana Botella, posan durante un acto con trajes muy similares. AYTO. MADRID

Encontrarse en un acto con otra persona que va vestida exactamente igual que tú resulta, cuanto menos, embarazoso. Especialmente si se trata de una princesa y una trabajadora. Esto es lo que le ha sucedido a la princesa Letizia, que ha coincidido en modelito con una empleada de la fábrica de la farmacéutica Grifols en una visita a la planta durante el viaje oficial que los príncipes de Asturias realizan a Florida (EE UU).

Aunque la princesa de Asturias ha sido muchas veces embajadora de marcas populares como Zara o Mango, esta vez lucía un modelo de Hugo Boss de 629 euros que combinó con un blazer negro, exactamente igual que la empleada que acudió a recibirlos y se fotografió junto a don Felipe y doña Letizia.

Letizia y Belén Esteban lucen el mismo vestido, pero en diferentes ocasionesNo es la primera vez que las elecciones de Letizia coinciden con las de otras personas. La princesa de España y la 'princesa del pueblo', Belén Esteban, lucieron el mismo vestido de Mango en 2010. Aunque con complementos diferentes y acordes al diferente estilo de cada una, ambas se fijaron en el mismo diseño de 69 euros. Además, muchos niños de este país vestirán los mismos pijamas que las infantas Leonor y Sofía. Su madre se gastó recientemente unos 150 euros en ropa para sus hijas en la cadena de hipermercados Carrefour, según informa Vanitatis.

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, y la alcaldesa de la capital, Ana Botella también comparten gustos a la hora de vestir. Ambas políticas rivalizan en estilo. Casi como hermanas gemelas, las dos mandatarias vistieron un traje blanco muy parecido durante la firma del convenio para la creación del Museo Samuel Hayón, un centro de interpretación de la historia y la cultura judía. La expresidenta de la Comunidad de Madrid y la edil sorprendieron igualmente durante su primer encuentro institucional tras la toma de investidura de la mujer de Jose María Aznar, al que ambas acudieron con un vestido del mismo corte, en tonos verdes y estampado militar y combinado con botas, medias oscuras y americana.

Sin embargo, estas incómodas situaciones se suceden mayormente entre celebrities. Entre tanta fiesta y promoción, cada vez cuesta más ser original. La hermana de la millonaria Paris Hilton, Nicky, y la actriz y modelo Jaime King (Sin City), se tomaron con humor el encontrarse en la alfombra roja del evento Uk Style by French Connection con el mismo vestido con estampado de leopardo.

Los complementos marcan la diferencia

Las cantantes Shakira y Pink, aunque difieren en estilos musicales, parecen coincidir en estilismo. Las dos rubias lucieron espléndidas en los premios VMA de la MTV en 2009 con un ajustado y diminuto vestido negro de piel que complementaron, eso sí, de forma diferente. La novia del futbolista Gerard Piqué se inclinó por unas botas altas, mientras que Pink optó por zapatos negros que le permitieron lucir piernas. También idénticas acudieron la cantante Miley Cyrus, cuando todavía no se había desprendido por completo de su dulce imagen de Hannah Montana, y Kim Cattrall al estreno de la segunda entrega de la película Sexo en Nueva York. En esta ocasión, el collar marcó la diferencia: Cyrus eligió uno de pinchos pegado al cuello y la actriz otro de diseño más ostentoso y glamouroso.

Elsa Pataky e Irina Shayk eclipsaron en Londres el pasado verano con sendos impresionantes vestidos negros muy parecidos entre sí. Las dos mujeres escogieron un look muy similar con un modelo de encaje con la espalda al aire y la falda a la altura de las rodillas. También prácticamente idénticas asistieron Tina Fey y Sheryl Crow a los premios Matrix de 2010, cuando coincidieron con un modelo de igual estampado pero diferente escote.