Luis Goytisolo
El escritor Luis Goytisolo EFE

"Nunca te entregues ni te apartes/ junto al camino, nunca digas/no puedo más y aquí me quedo".  José Agustín Goytisolo escribía estas letras (del poema Palabras para Julia) a su hija, y sin embargo bien sirven hoy para su hermano Luis, el pequeño de los célebres Goytisolo, premiado por lo que su hermano desgraciadamente fallecido pedía en sus más populares versos: no cejar jamás en el empeño por complejo que éste sea.

La obra de Luis Goytisolo, que dejó Derecho para entregarse a la literatura, es un ejemplo claro de cómo apartarse de cualquier camino ya abierto, comercial o simple (que no sencillo), para jugárselo todo a la carta de la superación.  Innovación: ésa es la verdadera firma del escritor.

Siempre ha preferido lectores de calidad que cantidad
de lectores
Con Las afueras (1958), primera obra que publicó y que ya fue reconocida con el Biblioteca Breve, ponía un elevado listón a su futuro, y sin embargo jamás dominaron sus letras el miedo. O no dejó que lo dominaran. Sólo así se explica su búsqueda de vías por las que no necesitaba adentrarse, al menos no para ganar lectores.

Claro que eso a él nunca le ha importado en exceso, al menos no la cantidad. El autor de la tetralogía Antagonía, que le llevó 17 años escribir, prefería y prefiere lectores de calidad que cantidad de lectores. Él mismo lo ha dicho sin temor.

¿Temor de qué? Si su vida sabe bastante de caída libre: Luis Goytisolo, que nació a las puertas de la guerra civil (Barcelona, 1935) y militó en el Partido Comunista porque ésa parecía ser la única manera de luchar contra el franquismo, pasó en prisión unos meses (en 1960 lo detuvieron por "actividades subversivas" cuando ya había abandonado el partido), sufrió la censura de alguno de sus libros,  perdió a su primera mujer y madre de sus dos hijos...

En las filas del Nobel: "A ver si el año que viene"

Académico desde 1994 (sillón C) y reconocido con el Nacional de Narrativa (por Estatua con palomas), le llega ahora el de las Letras, el segundo en importancia, porque antes está el Cervantes. Tampoco tiene el Nobel, pero no porque no haya sonado durante varios años como favorito. Se cuenta además que en una ocasión, al saber el fallo del máximo galardón literario del mundo, esbozó un humilde "A ver si el año que viene". Una actitud que en el fondo bien sirve de muestra de su manera de estar en la literatura.  Lo fundamental para él está en la escritura, quizá por eso sea tan diferente lo que crea del resto de la literatura contemporánea española.

Académico desde 1994, lleva unos años en la lista de favoritos para el Nobel El Jurado ha reconocido especialmente su tetralogía Antagonía, valorada dentro y fuera de nuestras fronteras: "Supone un hito en la reciente historia de la novela española al aunar historia, narración y reflexión literaria". El Jurado del Premio (dotado con 40.000 euros) ha dejado claro también: "La obra narrativa de Luis Goytisolo, siempre comprometida con la búsqueda de nuevos territorios".

Desde los once años que comenzó a escribir su primera novela hasta este mismo año en el que recibía el Premio Anagrama de Ensayo por Naturaleza de la novela ha tocado casi todos los géneros, incluido el terreno periodístico. Entre sus obras, que son muchas, se encuentran Las mismas palabras, Estatua con palomas, Diario de 360º, Placer licuante o Cosas que pasan.

Siempre serán sin embargo los cuatro títulos de Antagonía los que 'continúen' su apellido: Recuento, Los verdes de mayo hasta el mar, La cólera de Aquiles y Teoría del conocimiento.