La Policía Nacional ha detenido al propietario y al encargado de la empresa que tiene encomendado el reparto en Baleares de cerca de 60.000 comunicaciones oficiales al año de la Agencia Tributaria Illes Balears (ATIB) y de seis ayuntamientos de la isla por un presunto delito de falsedad documental y de vulneración de los derechos de los trabajadores.

En un comunicado, han explicado que los empleados de la mercantil eran obligados a trabajar en jornadas de 14 horas sin ser dados de alta en la Seguridad Social y que sólo un 8,2% de los embargos, apremios o requerimientos de salarios fueron entregados a su destinatario directamente y únicamente un 1,9% en segunda instancia, como marca la Ley.

Según han indicado, las investigaciones se iniciaron a raíz de varias denuncias, formalizadas ante la Policía Nacional y la Delegación de Trabajo de la Seguridad Social, acerca de un presunto delito contra el derecho de los trabajadores cometido por parte del propietario de una empresa, así como por su encargado.