'La llamada telefónica y el asesinato de Lumumba', La Casa Blanca, 1961
Kennedy en la Casa Blanca en 1961 en el momento en que le comunicaron el asesinato de Patrice Lumumba, líder anticolonialista congoleño © The Estate of Jacques Lowe

Para Jacques Lowe (1930-2001) no había posesión más preciada que los negativos de las fotos que durante 7 años hizo de la familia Kennedy. "Lo definían a él como persona y como fotógrafo", recuerda su hija Thomasina Lowe. "Cuando se mudó a Europa en 1968 compró un billete de avión extra para que los negativos permanecieran a su lado todo el viaje. Después, cuando volvió a Nueva York, trató de asegurarlos, pero ninguna compañía se atrevía. Esas imágenes no tenían precio".

Nacido en Colonia (Alemania) y nacionalizado estadonidense, Lowe se convirtió en el fotógrafo personal de Kennedy y su familia cuando tenía 28 años, justo antes de que John Fitzgerald Kennedy (entonces senador de Massachusetts) fuera elegido presidente de los EE UU. Años después todavía le fascinaba la idea de haber tenido el privilegio de retratar a una de las sagas familiares más famosas de la historia. "A veces me preguntaba '¿por qué yo?'. (...) ¿Por qué me pidió que me quedara con ellos y los fotografiara?".

Kennedy. El álbum de una época reúne 250 fotografías —algunas inéditas, muchas de ellas familiares e íntimas— de los Kennedy hechas entre 1958 y 1963, año de la muerte de JFK. El tomo, editado por La Fábrica, se publica este mes, días antes del 50º aniversario del asesinato del presidente en Dallas (Texas) el 22 de noviembre de 1963.  

Una caja fuerte en una de las Torres Gemelas

En campaña, en la Casa Blanca, en conferencias, paseando en soledad, acompañado de su mujer Jacqueline y sus hijos, de vacaciones en la pequeña localidad de Hyannis Port (Massachusetts) frecuentada por varios miembros de la saga Kennedy... Lowe, que no se despegaba del presidente, decía que nunca se le prohibió hacer una foto. El libro complementa las imágenes con testimonios personales del autor sobre su relación con la familia.

Sólo cuatro meses antes de los atentados, Lowe murió de cáncerLa historia del extenso archivo de imágenes se torna tan oscura como el magnicidio. En 1999, el fotógrafo guardó los 40.000 negativos de aquellos siete años de trabajo en una caja fuerte del que parecía uno de los lugares más seguros para hacerlo: una de las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York. En mayo de 2001, sólo cuatro meses antes de los atentados del 11-S, Lowe murió de cáncer.

"Una atmósfera de solemnidad"

"Fui con él en incontables ocasiones (...) a cogerlos o devolverlos. Siempre había una atmósfera de solemnidad cuando sacaba uno de los muchos sobres de papel de manila, como si lo que fueramos a ver y tocar pudiera acercarnos a la historia", recuerda su hija.

Thomasina recuperó sólo una maltrecha caja de seguridad agujereada y vacíaEl 11 de septiembre de 2001 se desbarataron décadas de precauciones: el archivo quedó sepultado en la demolición de una de las torres y Thomasina sólo pudo recuperar la maltrecha caja de seguridad, agujereada y vacía. Por suerte sobrevivieron las copias en papel y todas las hojas de contacto, algunas publicadas por primera vez en el libro.