Funeral en Lampedusa
Varias coronas de flores han sido colocadas durante la ceremonia de conmemoración por las 366 víctimas mortales del naufragio del barco de inmigrantes en Lampedusa. EFE

Italia ha recordado este lunes a las 366 víctimas mortales del naufragio del pasado día 3 en Lampedusa con una ceremonia de conmemoración sin féretros, ya que casi la totalidad de cadáveres recuperados del mar han sido sepultados.

La ceremonia, convocada en un principio como un funeral de Estado, se celebró en el muelle turístico del puerto de Agrigento (Sicilia). Algunas autoridades locales han criticado la organización. "¿Por qué los funerales no se han celebrado en Lampedusa? Tenéis que preguntárselo a alguna otra persona. A nosotros no nos han hecho partícipes", dijo la alcaldesa de Lampedusa, Giusi Nicolini, que no acudió.

La ceremonia había sido convocada en un principio como un funeral de EstadoEl Gobierno italiano estuvo representado en este acto, retransmitido en directo por televisión, por el viceprimer ministro, Angelino Alfano, y por los titulares de Defensa e Integración, Mario Mauro y Cécile Kyenge. Junto a ellos, otros representantes de las administraciones italianas y embajadores de algunos de los Estados de origen de los fallecidos, procedentes del Cuerno de África.

Además de representantes de la Iglesia Católica, también estuvo presente el imán Yahya Sergio Yahe Pallavicini, quien definió el acto como una "ocasión de verdadera hermandad", más allá de las polémicas, y en el que los creyentes deben dar "ejemplo de civismo y hacer prevalecer un ejemplo de paz y diálogo serio".

Nicolini viajó a Roma para reunirse con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, a quien quiere proponer que el 3 de octubre se convierta en el Día de la Memoria de todos los inmigrantes fallecidos en el Mediterráneo.

"Puñalada a los muertos"

Por su parte, el alcalde de Agrigento, Marco Zambuto, volvió a definir la ceremonia como una "farsa de Estado", donde la presencia de representantes de las autoridades de Eritrea, de las que huían algunos fallecidos, supone una "puñalada a los muertos".

El regidor de la localidad siciliana, que ha acogido en su cementerio a más de 90 cadáveres del naufragio, decidió, sin embargo, acudir a la ceremonia para representar a la comunidad de Agrigento, según explicó a la cadena de televisión pública Rai.

El hecho de que no todos los 155 supervivientes pudieran viajar hasta Sicilia para participar en la ceremonia, en la que también se recuerdan a la treintena de muertos del naufragio del día 11 en aguas maltesas, generó malestar entre los indocumentados, que protestaron ante el centro de acogida de Lampedusa.

La ausencia de algunos de los supervivientes, que por su parte lanzaron flores al mar en Lampedusa en recuerdo, generó también protestas en el propio puerto de Agrigento, donde se vieron carteles con el lema "¿Dónde están los supervivientes?" o "Sangre 'nostrum' y víctimas de vuestras leyes".

Decenas de eritreos procedentes de otros puntos de Italia y, también de Europa, viajaron hoy hasta Agrigento para participar en la ceremonia, con carteles en algunos casos que rechazaban la presencia de autoridades de su país en el acto, como una "ofensa" hacia los difuntos.