El partido democristiano CSV, liderado por el veterano Jean-Claude Juncker, se impuso una vez más en las elecciones legislativas de Luxemburgo, aunque perdió varios escaños, según las estimaciones hechas con una buena parte del voto ya escrutado.

El CSV, con un 70% de los votos, pierde tres escaños con respecto a los comicios de 2009 y se queda con 23 de los 60 asientos del parlamento.

En estas elecciones hay un gran vencedor y es el DP (partido liberal)El gran beneficiado de la jornada es el partido liberal DP, hasta ahora en la oposición, que gana cuatro escaños y suma un total de 13, los mismos que el partido socialista LSAP, socio de Juncker en el Gobierno y que forzó su caída al retirarle el apoyo el pasado julio.

"Si estos primeros resultados se confirman, una cosa está clara: en estas elecciones hay un gran vencedor y es el DP", señaló el líder de la formación liberal, Xavier Bettel, en una primera reacción ante sus simpatizantes. Bettel, alcalde de la capital del país, ha recogido gran parte del voto descontento con Juncker.

Los Verdes se mantienen como cuarta fuerza, según las estimaciones, con 6 diputados, uno menos que en 2009.

La formación democristiana ha gobernado el país desde la Segunda Guerra Mundial casi de forma ininterrumpida.

El veterano Juncker, que lleva 18 años como primer ministro, se vio obligado a convocar elecciones anticipadas el pasado julio tras perder el apoyo de sus socios en el Ejecutivo, los socialistas del LSAP, por un escándalo en los servicios secretos del país.

Voto obligatorio

En total, 238.587 de los algo más de medio millón de habitantes del país estaban llamados a elegir los 60 nombres que ocuparán durante los próximos cinco años la Cámara de los Diputados. En Luxemburgo, el voto es obligatorio y la abstención sin justificar conlleva una multa.

Etienne Schneider y Xavier Bettel son los principales rivales de Juncker

Como principales alternativas a Juncker se han presentado el actual ministro de Economía, el socialista Etienne Schneider (LSAP), y el liberal Xavier Bettel (DP), jefe de la tercera fuerza política.

Los candidatos se preparan para cualquier resultado posible, dado que el socio júnior de la coalición, el LASP, el partido Verde y el DP han anunciado en debates televisivos que estarían dispuestos a estudiar la formación de la llamada coalición 'Gambia' si logran en conjunto una mayoría en el Parlamento.

Escándalo previo

Juncker se vio forzado a renunciar al cargo tras perder el apoyo de sus socios en la coalición gubernamental como consecuencia de un intrincado escándalo en el seno de los servicios secretos luxemburgueses.

Una comisión de investigación puesta en marcha en el Parlamento consideró al jefe del Ejecutivo como el "responsable" político de toda una serie de supuestas irregularidades cometidas por el Departamento de Inteligencia (SREL), entre ellas escuchas ilegales y malversaciones de fondos.

Los supuestos abusos se habrían iniciado a mediados de los años ochenta, cuando el país registró una oleada de ataques con bomba, el conocido como caso 'Bommeleeër', cuya investigación se ha reabierto y en la que aparecen involucrados agentes de la seguridad nacional.

Desde entonces, se acumulan supuestos excesos dentro del SREL, incluidas grabaciones al propio primer ministro a cargo del jefe del espionaje valiéndose de un reloj modificado, y controles injustificados a miles de ciudadanos.

Entre 2004 y 2009 la comisión de investigación constató todo tipo de irregularidades, incluidos turbios negocios del SREL en el extranjero, ante los que supuestamente el primer ministro no tomó medidas ni informó a los diputados adecuadamente.