Los pasajeros, residentes en Madrid y Segovia, viajaban rumbo a Frankfurt sin haber realizado ninguna declaración de movimiento de capitales. La Guardia Civil entregó a cada uno 6.000 euros, que es la cantidad máxima que se puede sacar sin declarar, y se incautó del resto.