Leonarda Dibrani
Leonarda Dibrani, de 15 años, la niña kosovar de etnia gitana, deportada de Francia (sentada) y su hermana de 17 años. GTRES

Estudiantes de varios institutos de París protestan desde primera hora de este jueves por la reciente deportación de una niña kosovar de etnia gitana, decisión gubernamental que ha causado una amplia polémica en Francia.

Al menos cuatro institutos de la capital —Maurice-Ravel, Hélène-Boucher, Charlemagne y Sophie-Germain— han visto sus accesos bloqueados por decenas de estudiantes desde la mañana de este jueves, según informaron medios locales.

Leonarda Dibrani, de 15 años, fue detenida durante una excursión escolarRepresentantes estudiantiles declararon que se ha convocado una protesta en la plaza Nation, en el este de la capital, para pedir a las autoridades francesas que detengan las expulsiones de alumnos extranjeros en situación irregular en el país.

Las protestas, que comenzaron ya el miércoles, siguen a la detención y expulsión de Francia a Kosovo de una niña gitana de 15 años durante una excursión escolar, arresto que sucedió el pasado 9 de octubre en Levier, en el este de Francia, donde la menor residía desde hacía casi cinco años.

Este jueves la prensa francesa se hace eco de las numerosas críticas que ha suscitado esa decisión, de la que se hace responsable a la política de inmigración aplicada por el ministro del Interior, el socialista Manuel Valls.

La niña expulsada, Leonarda Dibrani, cursaba tercero en el colegio André Malraux de Pontarlier y se dirigía con sus compañeros de clase y sus profesores a visitar la ciudad de Sochaux, cerca de la frontera suiza, una excursión durante la cual fue detenida para, posteriormente, ser deportada.

Su padre ya había sido deportado a Kosovo tras fracasar todos los recursos a las decisiones de las autoridades francesas, que habían denegado su estancia en el país, adonde la familia Dibrani había llegado clandestinamente en 2009.