El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, indicó ayer que el terrorismo quizá esté en su fase final, aunque ésta pueda durar años, y pidió al PP que evite la «confrontación grave», a pesar de que, en ese contexto, sea lógico que el debate entre los partidos se intensifique.

Interpelado por el juez Baltasar Garzón en la inauguración de un seminario sobre los derechos y la justicia en Iberoamérica, Zapatero señaló que hay dos factores que influyen en que exista el actual disenso: «que quizá estemos en la fase final», y que se necesita un tiempo «largo» para asumir una derrota electoral y hacer autocrítica.
Tras recordar su apuesta por los acuerdos con el Gobierno del PP cuando él era el líder de la oposición, Zapatero se mostró convencido de que «los ciudadanos no valorarán bien a quienes no quieran facilitar acuerdos, diálogos y consensos».

Al ser preguntado por Garzón sobre las dificultades para llegar a un punto de encuentro con el Partido Popular en la lucha contra el terrorismo, Zapatero consideró que el debate se hace más intenso cuando se advierte que se acerca el final y «quizá estemos en el final», aunque no se sepa «cuánto durará» esa etapa ni qué dificultades conllevará el proceso.