El presidente palestino Mahmud Abas (d) junto al jefe del buró político de Hamás en el exilio, Jaled Masal
El presidente palestino Mahmud Abas (d) junto al jefe del buró político de Hamás en el exilio, Jaled Mechal. (EFE)

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, y el jefe de la oficina política de Hamás, Jaled Mechal, mantuvieron ayer una esperada entrevista en la decidieron seguir negociando en pos de un gobierno de unión nacional.

Sin embargo, no hay fecha para la reanudación de estas conversaciones.

"Hemos discutido la formación de un gobierno de unión nacional y esperamos continuar estas discusiones en un futuro cercano para poder salir del bloqueo sobre nuestro pueblo palestino", dijo Abás a los periodistas tras la reunión, que en principio estaba prevista para ayer y que tras ser pospuesta se pudo celebrar gracias a intensas negociaciones.

Mechal, por su parte, también dijo que "continuaremos el diálogo hasta lograr un gobierno de unión nacional en interés del pueblo palestino".

El líder de Hamás recordó que hay muchas "diferencias" que todavía separan a su movimiento de Fatah (el partido laico que dirige Abás), pero reconoció que "el diálogo es el único lenguaje permisible para resolver las diferencias políticas".

Dos grandes dificultades

Las diferencias entre Hamás y Fatah han saltado a las calles palestinas y se han cobrado las vidas de 62 militantes de uno u otro bando en enfrentamientos fratricidas en los últimos meses.

Tras haber estado varias veces en el aire durante el día, sólo los intensos esfuerzos del gobierno sirio, y particularmente de su vicepresidente Faruk al Chara, permitieron que se celebrase la reunión, la primera entre Abás y Mechal desde julio de 2005.

Según dijeron fuentes palestinas, los dos temas que dificultan la continuidad de las negociaciones son el control de las fuerzas de seguridad (si dependerán de la presidencia o del gobierno) y la petición a Hamás de que reconozca al estado de Israel.