Rajoy se lanza a hablar japonés y pide inversiones en España

  • "Domo arigato gozaimashita", dijo el presidente en su visita a Japón.
  • Significa "muchas gracias", y Rajoy también felicitó a Tokio por los Juegos Olímpicos de 2020.
  • El presidente animó a Japón a invertir en España porque "la percepción sombría que había ya es historia".
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, durante la inauguración del Encuentro Empresarial "Japón-España: Socios Globales para Negocios e Inversiones".
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, durante la inauguración del Encuentro Empresarial "Japón-España: Socios Globales para Negocios e Inversiones".
EFE

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha aprovechado su último acto de la primera jornada de su visita oficial a Japón para pronunciar sus primeras palabras en japonés: "Domo arigato gozaimashita" (Muchas gracias).

Rajoy ha concluido así su intervención en el acto de inauguración de la exposición Dentro y Fuera, las dos caras del informalismo español, que reúne catorce obras expuestas habitualmente en el Museo Reina Sofía de Madrid.

Tras confiar en que los eventos del Año Dual refuercen los lazos entre ambos países y reiterar su enhorabuena a Japón por haber conseguido que Tokio organice los Juegos Olímpicos de 2020, Rajoy ha agradecido en japonés la participación en la apertura de la exposición.

El presidente aprovechó un evento posterior para animar a Japón a invertir en España porque, según ha dicho, la "percepción sombría" que había sobre la economía española "ya es historia" y las reformas acometidas empiezan a dar "frutos".

"Hace un año se hablaba de las dudas de la existencia del euro, de cuál iba a ser la fecha en que España iba a ser rescatada y de la subida de la prima de riesgo. Eso ya es historia y se habla de cuán grande va a ser la recuperación de la economía española", ha manifestado durante su intervención en Tokio en el encuentro empresarial 'Japón-España: Socios globales para negocios e inversiones'.

El jefe del Ejecutivo ha destacado que los "incipientes resultados" que se empiezan a ver permiten ser hoy "más optimistas" que hace unos meses y confirman que el camino elegido por su Gobierno es el "correcto".

"Es un buen momento para invertir en España. La crisis económica ha sido especialmente cruda en la UE y ha tenido una especial incidencia en nuestro país, pero hay que mirar el lado positivo. Los españoles y su Gobierno han sabido extraer las lecciones pertinentes y emprender un proceso de reformas para salir reforzados", ha enfatizado.

En este sentido, ha señalado que España es "destino idóneo" para inversores internacionales porque supone acceder a un mercado europeo "estable y cohesionado" de más de 500 millones de habitantes, al tiempo que es "puerta de entrada privilegiada" al área mediterránea, al norte de África y a América Latina.

Rubalcaba acusa a Rajoy de utilizar la caída salarial

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, reprochó a Rajoy haber dicho en Japón "lo que no dice aquí", esgrimiendo la caída de los salarios como argumento para atraer inversiones extranjeras.

"Se cree que no le oímos pero se le oye. Sus discursos son distintos. Le oigo decir claramente a los empresarios japoneses 'vengan ustedes a invertir a España porque he bajado los salarios'. Pues que venga aquí y lo cuente", ha espetado Rubalcaba.

El jefe de la oposición ha reiterado que en cuanto el PSOE vuelva al Gobierno derogará la reforma laboral, porque ya tiene su alternativa, y que la nueva ley de educación, la llamada 'Ley Wert', ni siquiera va a entrar en vigor, así que ha pedido al Gobierno que la retire.

Rubalcaba ha tachado de "injustos" los presupuestos, porque no resuelven problemas e incluso "profundizan" en algunos recortes sociales y ha echado en falta políticas de estímulo a corto y medio plazo. A su juicio, lo que sería necesario es un "ajuste de impuestos", empezando por reformular la fiscalidad sobre el patrimonio, y destinar parte de lo recaudado a estimular el crecimiento.

En cambio, ha señalado que no tocaría el IVA, salvo para bajar el de la cultura porque lo considera un "disparate" y, como la gente deja de ir al cine y al teatro, está recaudando menos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento