El papa Francisco
El papa Francisco durante el encuentro que mantuvo con unos 9.000 alumnos de colegios de los jesuitas en Italia y Albania y otros países en el Aula Pablo VI del Vaticano. EFE

El papa ha aceptado la renuncia presentada por el obispo de Waterford y Lismore (Irlanda), William Lee, después de que él mismo admitiese que había actuado de forma "inadecuada" en un caso de supuestos abusos sexuales contra menores cometidos por un sacerdote, informó este martes el Vaticano.

Como es la praxis, el Vaticano informa de la renuncia basada en el canon 401 párrafo 2 del Código Canónico, que obliga a los prelados a renunciar de su cargo en el caso de "faltas graves o enfermedad".

Lee había calificado en 2010 de "seriamente inadecuada" su actuación en las investigaciones sobre abusos sexuales cometidos contra menores por un sacerdote, que no identificó, de su diócesis del sureste de Irlanda.

El obispo irlandés pidió perdón por tardar dos años en trasladar a la policía las acusaciones efectuadas por tres personas en 1993, cuando eran adultos, sobre los abusos sufridos a manos de un sacerdote. También se disculpó por no suspender de forma inmediata al cura afectado de sus responsabilidades eclesiásticas.